Ayuda Busqueda

La temperatura sube... también en los concursos de acreedores

La temperatura sube... también en los concursos de acreedores

Con la llegada de los meses estivales, se ha producido el lógico aumento de las temperaturas. En prácticamente toda España el termómetro se ha elevado unos cuantos grados. Pero no solo han subido las temperaturas en el plano meteorológico: la estadística de concursos de acreedores está que arde. En julio se produjo la mayor alza en un año en tasa interanual, con un incremento del 25,7%, según los datos que acaba de publicar nuestro Gabinete de Estudios Económicos en su Radar Empresarial. Así, en el mes pasado se registraron 430 nuevas insolvencias judiciales, la cifra mensual más alta de todo el año.

Tradicionalmente, los meses de verano son de menor actividad en general y en eso se ha notado también durante años en los concursos. Sin embargo, los tiempos cambian e igual que los hogares reparten ahora mucho más sus vacaciones en lugar de concentrarlas en un único periodo de tiempo, la estadística concursal tampoco echa la persiana ni pone el cartel de “cerrado por vacaciones”. Todo lo contrario, los concursos van in crescendo y con julio se cumplen ya cuatro meses seguidos en los que el número de insolvencias judiciales es mayor al del mes inmediatamente anterior, toda una prueba de cómo va a subiendo la temperatura en los concursos.

Tan es así que este ha sido el mes de julio más “cálido” en lo que se refiere al número de concursos desde el año 2014. Pero entonces, en aquel año, el escenario era muy distinto del actual. En aquel verano, donde el mercurio estaba de verdad subiendo de grados centígrados era en el PIB, se confirmaba entonces una senda alcista que ahora atraviesa su sexto año consecutivo de crecimiento. En contraste, los concursos estaban aquel año plenamente inmersos en una larga fase bajista, que los llevó directamente de sus niveles de récord histórico a encadenar 38 meses consecutivos de caída, una tendencia que terminó en 2017. En cambio, en 2018, las insolvencias judiciales mantienen una tendencia irregular y el “calentón” de julio ha sido el mayor aumento en tasa interanual en más de 12 meses, tal y como señalábamos al principio; eso sí, el PIB sigue manteniendo una buena velocidad de crucero, con una expansión del 0,6% en el segundo trimestre.

El principal responsable de los grados de más que está marcando el termómetro de los concursos es el sector del comercio. Más de una de cada cuatro empresas que acudieron a ventanilla el mes pasado para declarar oficialmente que no podían seguir haciendo frente a sus obligaciones pertenecían al sector del comercio. En plena canícula, se han declarado 117 concursos del sector comercial, esto no solo es un 25,8% más que el año pasado, también es el peor mes de julio desde precisamente el año 2014.

El sector comercial mantiene una trayectoria claramente alcista en este año. Entre enero y julio, las sociedades mercantiles han iniciado 2.627 concursos, algo menos que en 2017 por las mismas fechas. Pues bien, de esa cantidad, 627 casos corresponden precisamente al sector comercial, bastante más que cualquier otro sector de actividad (el segundo es la construcción con 483 incidencias, un descenso del 7,6% en la comparativa interanual). Las cifras del comercio reflejan un incremento de casi el 9% contra el periodo de enero-julio de 2017 y son las “temperaturas más elevadas” desde el año 2015.

Los cambios que está trayendo la economía digital están impactando de forma muy significativa en el comercio. Así, las compras on-line se han popularizado y cada vez van a más, produciendo un “cambio climático estructural” en los hábitos de los consumidores. Para hacer frente a estos desafíos es esencial que las empresas hagan una gestión profesionalizada del riesgo de crédito. En el mismo sentido, la Inteligencia Artificial puede proporcionar unas ventajas evidentes para un sector como el comercio, pero para poder sacar partido de este nuevo potencial, las empresas necesitan dotarse de herramientas y sistemas capaces de gestionarla. Y cuando más tarden en acometer estas transformaciones, más subirá la temperatura.

Ahora queda por saber si el incremento de grados experimentado en julio tendrá lugar en agosto, un mes en el que las incidencias concursales bajan tanto que lo más habitual es que haya menos de 300 concursos, el año pasado fueron incluso menos de 100.

Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin