La relación entre los concursos y la salud de la economía

La relación entre los concursos y la salud de la economía

Los concursos de acreedores confirman su constante mejoría y suman ya 32 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual, según los datos procesados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos. En el primer semestre del año se iniciaron 2.138 nuevos procesos formales de insolvencia, lo que implica una caída del 22,1% respecto al mismo periodo de 2015. Si se mantiene el ritmo actual y lo previsible es que incluso mejore, puesto que en verano suele haber un descenso significativo de la actividad concursal, será la primera vez desde el año 2008 en el que tasa concursal termina el ejercicio por debajo de los 4.500 casos. La distancia con el primer año de la crisis sigue siendo en todo caso muy elevada, ya que 2008 se saldó con 2.590 nuevos concursos de acreedores. La evolución de los concursos sirve así de reflejo de la marcha de la economía, que tras unos años muy duros lleva dos años de recuperación, habiendo creado durante ese periodo más de un millón de empleos.

Ciertamente, en 2015, España cerró un gran año económico con un crecimiento del PIB del 3,2%, claramente por encima del promedio de la UE, y este año volverá a batir a sus socios comunitarios, a pesar del Brexit y la persistente falta de acuerdo parlamentario para formar Gobierno. Si a comienzos de año esperábamos que la incertidumbre política se cobrase su factura en términos económicos, transcurrido el primer semestre, hemos podido constatar que el consumo y la inversión no se han visto afectados por la falta de Gobierno. Al mismo tiempo, precisamente la falta de un Gobierno con plenos poderes ejecutivos ha propiciado que los necesarios ajustes que debía afrontar la Administración para corregir la desviación del déficit se hayan retrasado y queden ahora para la segunda mitad del año, o incluso para el ejercicio 2017. En consecuencia del cambio de panorama, hemos revisado al alza nuestra previsión de crecimiento, que pasa ahora del 2,7% al 3%.

En todo caso, en España nunca ha habido tantos concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles como cabría esperar. Desde el año 2008 hasta la fecha ha habido 47.370 concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles. Puede parecer mucho, pero la realidad es que la mayoría de las empresas que terminan cerrando, ni siquiera recurren previamente a acogerse a la fórmula concursal. No es de extrañar, ya que, de acuerdo con el análisis realizado por nuestro Gabinete de Estudios Económicos, solo el 3,76% de los concursos activos este año, pertenecieran a este ejercicio o periodos anteriores, han concluido con un convenio con los acreedores. Echando la vista hacia atrás, la cifra nunca logra superar el listón del 4%. Conclusión: los concursos siguen siendo, en la inmensa mayoría de las situaciones, la antesala del cierre definitivo de las empresas. A pesar de las reformas legislativas emprendidas, la fórmula concursal sigue sin llegar a constituir una verdadera segunda oportunidad para el empresario.

Y el sector del que más concursos quedan por resolver es el que está más estrechamente vinculado al origen de la crisis, pero también es el principal responsable del cambio de tendencia de la estadística concursal. Hablamos, claro está, de la construcción. Desde el año 2008 hasta el momento actual se han declarado 14.459 concursos de acreedores del sector constructor, es decir, el 30,5% de los concursos declarados en España a lo largo de la crisis por parte de sociedades mercantiles corresponden al sector constructor. Por otra parte, el saneamiento de las empresas de esta actividad ha sido particularmente intenso. La construcción es el único sector que lleva realmente 32 meses consecutivos de caída, ya que todos los demás han tenido algún mes durante este largo periodo en el que los concursos han caído respecto al mismo mes del año anterior. Por otra parte la construcción acumula una caída porcentual del 32,4% en el primer semestre de este año, con un total de 482 casos. Si se mantuviera el promedio actual, la construcción cerraría el ejercicio con 960 nuevos procesos formales de insolvencia, frente a los 912 con que concluyó 2008. Dado que lo previsible es que el ritmo descienda durante los meses de verano, se puede concluir que la construcción está realmente muy cerca de los niveles a los que se encontraba al inicio de la crisis.

En el resto de actividades relevantes en cuanto a número de concursos, solo la industria manufacturera se aproxima a los niveles de la construcción. Si se mantiene el promedio actual (296 casos en el primer semestre), la industria cerrará 2016 con casi 600 concursos, relativamente cerca de los 558 con que terminó en 2008. En cambio, la hostelería lleva este año 146, mientras que en todo 2008 se dieron solo 53 concursos; El comercio y la distribución también ha rebasado ya las cifras de todo 2008, al anotar solo al cierre del primer semestre 448 casos, frente a los 399 con que terminó en el primer año de la crisis; el segmento de actividades inmobiliarias lleva 128 casos, cuando en todo 2008 se dieron 174 y el de actividades profesionales, científicas y técnicas se anota 179 en el primer semestre, mientras que en 2008 se dieron 125 en total. En definitiva, la caída de los concursos es evidente, pero, al igual que ocurre con la economía española (el PIB aún está por debajo de los niveles de 2008), todavía queda mucho por mejorar.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin