Un escenario económico diferente para España

Radar Empresarial Junio. Creación de empresas y concursos de acreedores

Poco a poco, la economía española va adentrándose en un escenario diferente. Al importante descenso de los concursos de acreedores, se suma la caída de las operaciones de ampliación de capital, que en el primer semestre del año experimentaron una reducción del 54,86% en términos interanuales, de acuerdo con las cifras que ha recopilado nuestro Gabinete de Estudios Económicos. Entre enero y junio se efectuaron operaciones por un importe total de 28.769,9 millones de euros, un descenso de 34.964,49 millones respecto al extraordinario ejercicio 2013, que estuvo marcado por los efectos del rescate bancario, solicitado ahora hace dos años. De hecho, el sector financiero, pese a sufrir una caída del 78% en la comparativa año contra año, sigue siendo extraordinariamente relevante, ya que representa el 31,9% de todo el dinero captado por las sociedades mercantiles en España.

Excluyendo al segmento de actividades financieras y de seguros el volumen registrado por las ampliaciones de capital se limitaría a 19.579,18 millones de euros, en línea con el resto de ejercicios de la crisis, pero claramente por debajo de los niveles que se registraban en los años previos. La caída de los volúmenes registrados se enmarca además dentro de un panorama de constante recuperación económica, como lo confirman los últimos datos de PIB nacional, que en el segundo trimestre del año logró un incremento intertrimestral del 0,6% y consolida ya cuatro trimestres consecutivos de crecimiento, es decir, un año completo. Es un dato esperanzador el hecho de que el consumo y la inversión fueran los motores del crecimiento en el periodo comprendido entre abril y junio. De forma simultánea, aunque el paro sigue manteniéndose en tasas muy elevadas del 24,47%, el dato de 402.400 nuevos empleados creados en el segundo trimestre es alentador.

Podría entenderse que la coincidencia de más actividad económica y menos ampliaciones de capital es síntoma de una normalización del flujo de crédito. Pero, por un lado es demasiado pronto para extraer esa conclusión y, por otra parte, las restricciones impuestas por los organismos de supervisión multilaterales al sistema bancario invitan a pensar que es muy difícil recuperar los niveles de concesión de préstamos que se daban antes de la crisis. Lo que parecen indicar los datos es, en realidad, un cierto agotamiento en determinados sectores de las fórmulas de ampliaciones de capital como recurso para captar fondos. Esta situación refuerza la necesidad de impulsar mecanismos alternativos, como el recién creado MARF, al que ya se han presentado ocho empresas, cuya solvencia ha sido evaluada en todos los casos por axesor.

Junio, un mes manifiestamente débil

En lo que se refiere exclusivamente al mes de junio, el volumen captado por las sociedades mercantiles españolas a propietarios e inversores vía ampliaciones de capital fue de 2.459,4 millones de euros, una caída de nada menos que el 63,5%, según las estimaciones de nuestro Gabinete de Estudios Económicos. Se trata del peor junio desde el año 2010. Sin embargo, este ajuste no fue generalizado, ni desde un punto de vista geográfico, ni sectorial. Así, la caída del montante estuvo concentrada en actividades financieras y de seguros (2.213,17 millones de euros; 73,78% de descenso en tasa interanual) y en el de comercio y distribución mayorista y minorista (1.503,6 millones de euros; un ajuste del 88%). Es decir, el 86% del ajuste neto total estuvo concentrado en estas dos actividades. Otras ramas, como agricultura, hostelería, educación, industria manufacturera, industrias extractivas e información y comunicación registraron incrementos en sus ampliaciones de capital, pero fueron totalmente insuficientes para contrarrestar los retrocesos experimentados por las dos áreas mencionadas anteriormente.

En el detalle geográfico, Madrid y País Vasco capitalizaron el grueso del retroceso. En Madrid, el saldo mensual de junio fue de 872,72 millones de euros; son 2.347,34 millones de euros menos que en junio de 2013 y una caída en porcentaje del 72,9%, pero que devuelve a la región a sus niveles habituales tras el extraordinario año pasado. En lo que se refiere al País Vasco, el ajuste es proporcionalmente mayor, con una caída del 84,7%, que se traduce en 1.843,31 millones de euros menos y un saldo mensual de 333,35 millones que aún se sitúa por encima de lo que es normal en Euskadi. De todos modos, el País Vasco mantiene en el conjunto del año unos fuertes importes acumulados de 7.764,3 millones de euros, que implican un aumento del 130% sobre 2013 y que son debidos principalmente a una serie de operaciones realizadas por Iberdrola y sus filiales.

Tras un comienzo de año muy fuerte (en dos meses se alcanzaron casi 11.000 millones de euros), el volumen captado en ampliaciones de capital ha cambiado de tendencia,descendiendo progresivamente mes tras mes. Si se mantiene el ritmo actual, el año 2014 se situará claramente por debajo de los niveles de 2013 y probablemente también de 2012, aunque seguirá manteniendo unos niveles elevados. La clave que determinará el signo final del año, llegará en otoño.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin