Anuario axesor de Administraciones Públicas 2015

Las sociedades no mercantiles coparon el 65% de la financiación, llegando a 4.412 millones de euros (+7,7%). Las ayudas a sociedades mercantiles caen por cuarto año consecutivo y se sitúan en los niveles más bajos de toda la crisis, con 2.315 millones de euros (-1,9%). El 65% de las ayudas y subvenciones a sociedades mercantiles las concedieron organismos autonómicos; pero el aporte estatal creció un 13,5%, mientras que el autonómico retrocedió un 8,6%.

,

El Gabinete de Estudios Económicos de axesor, primera agencia de rating española, presenta el informe Anuario de Administraciones Públicas 2015, donde se analiza la financiación por administraciones públicas centrales y autonómicas durante el ejercicio pasado, en forma de ayudas públicas, incluidas las subvenciones. La financiación pública creció por segundo año consecutivo, al alcanzar la cifra de 6.727 millones de euros, un 4,2% más que el año anterior. El importe está aún un 43% por debajo de los máximos de 2009, cuando llegó a 11.812 millones de euros. Las sociedades no mercantiles representan el grueso de las ayudas, un 65% del total, con un crecimiento del 7,7%, hasta los 4.412 millones de euros, mientras que la financiación para sociedades mercantiles ahonda su descenso en el que es el cuarto año consecutivo de caída, con unos volúmenes de 2.315 millones de euros (-1,9%), el nivel más bajo en toda la crisis y un 58,8% por debajo de los máximos de 2009 (5.619 millones de euros).

El informe analiza en detalle las ayudas públicas a sociedades mercantiles. Las pymes son las que copan la mayoría de los fondos, un 81,9% (1.888 millones de euros, un retroceso del 0,44%). “Desde el año 2011 hay una clara tendencia por parte de las Administraciones Públicas para apoyar las pymes”, explica el informe. “El 99% del tejido empresarial está compuesto por Pymes, que ocupan al 66% de los trabajadores (…), debido al peso que representan en la economía española, las administraciones se decantan por proporcionarles financiación para incrementar su competitividad e innovación”. Las grandes empresas registraron 426,55 millones de euros, una caída del 8% y muy lejos de los 2.130,2 millones de euros de 2009. En cuanto al reparto del peso de las ayudas, la financiación concedida por los organismos autonómicos representa el 65% del total (1.504,85 millones de euros), pero su aporte retrocedió un 8,6% sobre 2014, mientras que la estatal mejoró un 13,5% (810,27 millones de euros). El principal organismo financiador fue el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, con 485,34 millones de euros, un 20,96% del total y un aumento del 44,8% sobre 2014.

Reparto por comunidades autónomas

Cuatro comunidades autónomas copan el 50% de la financiación conjunta aportada por el Estado y los organismos autonómicos, si bien los importes son en todos los casos inferiores al promedio 2008-2014. Madrid es la comunidad autónoma que más ayudas percibió, con 407,12 millones de euros, es el 17,6% del total desembolsado y supone un incremento del 19,8% respecto a 2014. Cataluña, se situó en segundo lugar, con 264,44 millones de euros, una mejora del 43,7% sobre el año anterior; Andalucía (que en 2014 había liderado la estadística) percibió 254,37 millones de euros, una caída del 32,1% en la comparativa interanual. Por último, las empresas valencianas obtuvieron un 225,8 millones de euros, líderes en crecimiento, con un alza del 100,12%. En lo que concierne al desglose entre financiación central y autonómica del caso particular de Valencia, las ayudas crecieron de manera notoria en los dos casos, si bien la ayuda de carácter autonómico lo hizo mucho más, ya que aumentó un 173% y representó un 56,6% del total, frente al 41,3% que suponía en 2014; la ayuda estatal en esta comunidad mediterránea ha crecido un 47,4%. La segunda zona donde más crecieron las ayudas públicas es Cantabria, con un aumento del 55,5% (42,85 millones de euros). Las comunidades donde más cayeron las ayudas son Extremadura, con un 62,4% (40,84 millones de euros); Navarra, con un descenso del 50,9% (21,20 millones de euros) y Galicia, que cae un 40,9% (128,56 millones de euros). Baleares fue la comunidad autónoma que menos ayudas recibió, con 4,93 millones de euros, una caída del 27,3%. Los importes bajaron en 2015 en 10 comunidades autónomas y también en Ceuta y Melilla.

Representatividad por sectores

La mayor parte de las ayudas concedidas se aglutinó en torno a dos sectores, el de servicios, con 1.199,78 millones de euros (52% del total) y el de industria (35%), fundamentalmente manufacturera, con 817,56 millones de euros. Dentro de un análisis más detallado, fue la industria manufacturera, la que percibió un mayor volumen de ayudas, con 752,776 millones de euros, un 32,5% del total, prácticamente uno de cada tres euros destinados a sociedades mercantiles, que sin embargo implica un retroceso del 19,7% sobre 2014. En segundo lugar se encuentra la educación, que es uno de los que más creció (+26%), con 259,13 millones de euros. El tercer puesto fue para el sector de actividades comerciales, con 242,34 millones de euros y un descenso del 3%. Es habitual que estos tres sectores acaparen el mayor importe de ayudas. Por crecimiento, el sector donde más aumentaron los importes en comparación con el ejercicio anterior fue el de industrias extractivas, con un incremento del 191,9% hasta los 64,87 millones de euros, seguido de actividades sanitarias (un alza del 120,6%, hasta 84,79 millones de euros) y actividades inmobiliarias (53,2%, un 27,12 millones de euros).

Más de 41.900 sociedades se beneficiaron de licitaciones públicas

Por otra parte, el Gabinete de Estudios Económicos de Axesor también ha analizado el número de adjudicaciones de licitación pública, que creció por quinto año consecutivo. El número de sociedades adjudicatarias aumentó un 6% respecto a 2014 y ascendió a un total de 41.924. Madrid se encuentra a la cabeza, con 16.511, un aumento en la comparativa interanual del 2,7% y una representatividad del 39,4% del total; es decir, más de una de cada tres licitaciones otorgadas en España se conceden en Madrid. Cataluña ocupa el segundo lugar, con 7.837 contratos de licitación pública (+6,3%) y Andalucía es la tercera comunidad, con 3.093 contratos y una mejora del 5%. Por sectores, la inmensa mayoría de las licitaciones se conceden en el sector servicios (27.254), a mucha distancia del de Promoción y construcción inmobiliaria, con 7.924 licitaciones adjudicadas en 2015.