El Sector de Bienes Exportables

Especial referencia al riesgo de crédito y a la morosidad y demografía empresarial de la industria manufacturera

,

axesor publica su informe sobre El sector de bienes exportables. Según este informe, en los cinco primeros meses de 2011 el número de empresas demandadas por impago descendió un 11,4%. En concreto, la caída en las insolvencias judiciales es superior al 40% en las ramas de fabricación de productos farmacéuticos, industria textil e industria química.

Sin embargo, dada la notable reducción de tejido empresarial en 1.189 compañías, el ratio de incumplimiento global de este sector es de los más elevados de la economía española, situándose por encima del 14%. La disminución del número total de empresas activas se debe fundamentalmente a un aumento interanual del 4,2% del número de bajas oficiales y ceses de actividad registrados en el primer semestre de 2011 y, especialmente, a la disminución del número de nuevas empresas creadas y reactivaciones en un 2,9% en términos interanuales.

A pesar de esto, existen ramas de la industria que crean tejido neto y que, además, coinciden en gran medida con aquellas ramas que crean empleo o éste disminuye muy poco. Estas son reparación e instalación de maquinaria, fabricación de bebidas, la industria de la alimentación, la fabricación de productos farmacéuticos, industria del papel, coquerías y refino de petróleo, fabricación de otro material de transporte.

En cuanto a la distribución geográfica de las empresas del sector, Cataluña representa el 21% del tejido industrial nacional y el 25,3% de las exportaciones de bienes, un peso empresarial y un peso exportador muy por encima del peso de la economía catalana en la economía española. El crecimiento del 17,6% de las exportaciones de bienes entre enero y mayo hasta alcanzar los 4.765 millones de euros ha permitido, en parte, coadyuvar a una reducción del 36,1% en el  número de empresas industriales catalanas  con incidencias por impago del  caída que triplica  la media nacional.

Asimismo, la variación acumulada del riesgo de crédito de la industria manufacturera en 2010, según el Índice Axesor de Riesgo Empresarial (IARE), fue del 84,1%, la más alta de todos los sectores de la economía española. Este incremento en el riesgo de crédito se traduce en un aumento de la pérdida esperada por unidad prestada, que pasó de 2,48 céntimos por euro prestado en enero de 2010 a 5,51 céntimos por euro prestado en diciembre de 2010. Las dificultades de liquidez que atravesó la industria manufacturera encuentran correlación en el significativo aumento del importe de capital reducido por las empresas de este sector, que alcanzó en 2010 un incremento del 134,2%, frente a la caída del 2,5% registrada de media en el resto de sectores de la economía española. En paralelo, los concursos de acreedores del sector, tras caer un 26,9% en el primer semestre de 2010, repuntan un 4,3% en el mismo periodo de 2011.

 

 

La iniciativa inversora industrial registró un incremento interanual del 11,5% en 2010, tras tres años de intensas caídas de hasta el 32% para el total nacional. Sin embargo, en el primer semestre de 2011 alcanzó los 117 millones de euros de inversión, cifra un 24,2% inferior a la del primer semestre de 2010 y prácticamente igual a la registrada en la primera mitad de 2009, que representó un mínimo histórico desde 1990. La recuperación del capital invertido en los últimos años responde a las grandes operaciones puntuales de inversión que han realizado grandes empresas, mientras que el capital invertido al que han dado lugar las nuevas empresas de menor tamaño sigue en retroceso, dado su reducido número en términos históricos. Por ramas de actividad, el 32,5% de los fondos tuvieron como destino la fabricación de productos metálicos, seguidos por la fabricación de maquinaria y equipos con el 12,9% del capital suscrito por las nuevas empresas, fabricación de bebidas con el 10,9% y la industria de la alimentación el 8,8%.

 

 

En el periodo desde 2007 hasta 2010 el incremento medio del número de procesos de concentración (fusiones) entre empresas industriales fue del 34,1%. Esto es especialmente relevante ya que, según este informe, se estima que si la composición sectorial por tamaño medio fuese similar a la del tejido empresarial alemán, la productividad de la economía española sería un 30% superior.

 

 

Subvenciones concedidas al sector

El 29% de las subvenciones totales en 2010 se destinaron a empresas de la industria manufacturera con un total de 1.124 millones de euros concedidos, aunque esta cifra supuso una caída del 30% sobre las otorgadas en 2009. Por ramas de actividad, la industria metalúrgica y de fabricación de productos metálicos recibió el 16% de los fondos, seguida de la industria de automoción y de la industria agroalimentaria que recibieron el 14 y el 13% respectivamente. El importe medio recibido por empresa industrial en 2010 ascendió a 124.764 euros.

 

 

 

El sector de bienes exportables, palanca de la recuperación

En cualquier caso, el informe también se pone de manifiesto que este sector se posiciona como la principal palanca de crecimiento económico con la que cuenta nuestro país, con un crecimiento interanual de las exportaciones del 23,4% en el primer trimestre. La industria manufacturera, representa un 19% del empleo en España y ha supuesto una aportación al crecimiento trimestral del PIB del 0,3%, lo que permitió superar la debilidad de la demanda interna.

Según el Índice General de las Cifras de Negocios del Instituto Nacional de Estadística, 2010 registró un incremento interanual del 6,2% en la cifra de negocios de la industria manufacturera. Dentro de ese incremento medio, destaca la contribución positiva de cuatro ramas industriales que registraron aumentos medios interanuales en su cifra de negocios de dos dígitos: metalurgia (+30,6%), coquerías y refino de petróleo (+27,5%), fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolques (+11,8%) e industria del papel (+10,5%). La principal contribución negativa medida por la caída con respecto a 2009 proviene de otras cuatro industrias: fabricación de maquinaria y equipo (-9,5%), industria de la madera y del corcho (-7,3%), confección de prendas de vestir (-6,3%) y fabricación de muebles (-4%).

Por lo que se refiere a 2011, la actividad industrial manufacturera creció un 1,8% de media en los cinco primeros meses del año, siendo positiva la aportación de las empresas fabricantes de bienes de equipo (+3,4%), de bienes intermedios (+2,4%) y de bienes de consumo no duradero (0,4%). Por el contrario, la aportación negativa se debe, a los fabricantes de bienes de consumo duradero (-9,2%).