axesor sofistica sus modelos de calificación de riesgo empresarial

Los nuevos modelos aportan a las empresas una mayor capacidad para prever y evitar la morosidad

,

  • Los nuevos modelos aportan a las empresas una mayor capacidad para prever y evitar la morosidad
  • El nuevo sistema de calificación de axesor incorpora los requisitos críticos para el cálculo del riesgo según el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea y analiza más de 150 variables financieras y 100 variables cualitativas y comportamentales para calcular el riesgo de impago de los más de 4 millones de negocios del país.
  • Esta sofisticación de sus modelos de calificación es uno de los resultados de los más de 4 millones de euros que axesor ha invertido en I+D+i en los últimos años.
  • Como novedad los informes axesor ofrecen una  recomendación sobre el crédito comercial máximo aconsejable dependiendo del importe de cada operación.
  •  

axesor, compañía especializada en la prestación de servicios de información empresarial para la toma de decisiones de riesgo, sofistica y evoluciona sus modelos de calificación crediticia (rating) de empresas y autónomos, adaptándose a los requisitos del contexto económico actual.

Con esta importante evolución de sus modelos de calificación, axesor pretende aportar a las empresas una mayor capacidad para prever y gestionar el riesgo de impago de terceros, un aspecto hoy crítico para la supervivencia empresarial ante los elevados índices de morosidad que se están dando en nuestro país.

Esta nueva metodología se ha desarrollado de acuerdo a las mejores prácticas del sector financiero, en el que axesor lleva más de diez años colaborando con las principales entidades financieras y de seguro de crédito del país. Se han seguido fielmente los seis requisitos críticos recomendados por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea: precisión, sensibilidad, especificidad, alto poder discriminatorio, fiabilidad y alta capacidad de predicción. Estas mejoras aportan una nueva visión de conjunto de la problemática crediticia en el nuevo contexto económico-empresarial para que, de esta forma, cualquier empresa pueda obtener una visión independiente y objetiva del riesgo de impago sobre cada una de sus operaciones comerciales.

El sistema presenta hasta 10 modelos específicos, por sector y  tamaño de empresa, para poder recoger así todas las particularidades que presentan los más de 4 millones sociedades y autónomos del país. Todos ellos incorporan más de 150 variables financieras y más de 100 variables cualitativas y comportamentales que intervienen en la probabilidad de incumplimiento de pago de las empresas y que aportan una mayor precisión y alta capacidad predictiva en la calificación de riesgo. Los modelos cuentan además con una elevada fiabilidad, al estar constatados empíricamente con muestras de validación y pruebas de estrés. Asimismo, el nuevo rating axesor ofrece una calificación de 10 niveles, frente a los 5 que comprendía anteriormente, para ofrecer una comprensión más intuitiva y mayor granularidad, aportando aún más exactitud en la toma de decisiones.

Este salto cualitativo en la calificación crediticia ha sido uno de los frutos de los más de 4 millones de euros que axesor ha invertido en I+D en los últimos  años. Según su director de desarrollo de negocio, Jaime Martínez-Brocal, "esta evolución de nuestros modelos de calificación aporta a nuestros productos una adaptación total a la coyuntura socioeconómica actual y a las nuevas necesidades de las empresas en cuanto a la gestión del riesgo. Estamos seguros de que esto supondrá un paso evolutivo fundamental en claro beneficio de la gestión del riesgo por parte de las pymes".

Los nuevos modelos de calificación son la base del portfolio de informes de axesor, a los que se ha incorporado una funcionalidad única que permite a las empresas introducir el importe de la operación a crédito para obtener inmediatamente una valoración del riesgo en que se incurre, así como una recomendación sobre el importe de crédito comercial máximo aconsejable. Además, estos informes ofrecen total transparencia en su elaboración, ya que incluyen un detalle de los fundamentos en los que se ha basado la calificación, así como la información tenida en cuenta para su cálculo y la opinión de analistas expertos. Así mismo, incorporan la evolución temporal del rating de la empresa calificada, junto al detalle de los acontecimientos que han originado cada cambio.