Ayuda Busqueda

Del rescate a la resistencia: la banca española tiene cada vez menos créditos dudosos

Del rescate a la resistencia: la banca española tiene cada vez menos créditos dudosos

¿Recuerda usted qué hizo el 9 de junio de 2012? Le damos una pista: era sábado. ¿Aún así no se acuerda? Creemos que a mucha gente le pasaría lo mismo que a usted si se lo preguntáramos. Pero hay alguien que, a buen seguro, tiene en la memoria todos los detalles de esa jornada: se trata de Luis de Guindos, entonces ministro de Economía. Aquel 9 de junio fue quien, en nombre de España, pidió a la Unión Europea (UE) hasta 100.000 millones de euros para el rescate bancario.

La crisis económica mundial que había irrumpido en 2008 con la caída de Lehman Brothers tuvo características especiales en España: estalló la burbuja inmobiliaria que se había ido hinchando durante décadas; la banca se sumió en una crisis debido a los agujeros que dejó en sus cuentas aquel estallido, ésta tuvo que ser rescatada y el desempleo se desbocó, generando además una alarma social sin precedentes a la vez que el ciudadano de a pie se familiarizaba con el término prima de riesgo mientras esta trepaba y acaparaba portadas.

A punto de cumplirse siete años de aquella jornada en la que el ministro De Guindos anunció la petición del rescate bancario, hoy aún se notan los efectos de la crisis, pero el panorama es ya muy distinto en España.

En cuestión de morosidad, lo corrobora el Boletín Trimestral PULSE publicado recientemente. Los bancos españoles tienen cada vez menos créditos dudosos. En febrero ascendían a 67.327 millones de euros, un 28,3% menos que en la misma fecha del año anterior. Y la previsión del Gabinete de Estudios Económicos de Axesor es que sigan descendiendo en los próximos meses a un ritmo de alrededor del 20% interanual. De cumplirse estas estimaciones, a mitad de año se registrará la cifra más baja desde octubre de 2008: 62.026 millones de euros de créditos dudosos en manos de las entidades financieras españolas. La ratio de morosidad se situará en el 5,3%, muy lejos del histórico 13,62% marcado a finales de 2013 y el nivel más bajo desde diciembre de 2009. Todas estas cifras muestran la capacidad de resistencia de los bancos españoles y es importante tener en cuenta ese significado en medio de la actual desaceleración y los temores, cada vez más extendidos, a una nueva recesión en un futuro no demasiado lejano.

Los créditos adquiridos por las familias que entran en la categoría de “difíciles de cobrar” son también cada vez menos. En febrero ascendieron a 19.064 millones, un ajuste del 15,5% interanual. La previsión del Gabinete de Estudios Económicos de Axesor es que la morosidad de los hogares baje al final del primer semestre a tasas cercanas al 13% y se sitúe en los 18.045 millones de euros.

Los créditos dudosos al ladrillo, otro de los protagonistas de ese trinomio de crisis del que hablábamos en líneas anteriores, no solo mantienen la tendencia a la baja, sino que exhiben un ritmo de descenso más veloz: según las previsiones de Axesor, retrocesos relativos superiores al 50% situarán la morosidad total de las sociedades inmobiliarias y constructoras en 6.503 millones de euros al llegar a finales de junio. Se trata de una cifra que entonces se habrá reducido más de la mitad con respecto a la de hace un año.

Familias y empresas están ahora devolviendo el dinero a los bancos mejor de lo que lo hicieron durante la crisis, obviamente. Pero esa no es la única razón por la que se han reducido los créditos dudosos en manos de la banca. La morosidad también cae porque las entidades financieras conceden menos créditos. Los bancos son más severos con las condiciones que exigen a los prestatarios, las empresas diversifican sus fuentes de financiación y las familias no solo piden menos prestado, sino que también ahorran en previsión de lo que pueda pasar.

El total de crédito concedido en febrero por parte de las entidades financieras fue de 1,156 billones de euros, un 3,8% menos que en el mismo mes del año pasado. Para finales del primer semestre, nuestra previsión es que la cifra baje a 1,14 billones de euros, lo que equivale a una caída interanual del 3,2%. Estaremos entonces en el nivel más bajo desde noviembre del año 2004, casi ocho años antes de aquel 9 de junio que seguramente siempre recordará el exministro De Guindos.

DESCÁRGATELO AHORA

Etiquetas: axesor economía España morosidad PULSE

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin