Ayuda Busqueda

Comienza la escalada del oro negro

 Comienza la escalada del oro negro

El precio del petróleo se encontraba relativamente estabilizado, y de esto se ha beneficiado en los últimos años la economía española, pero ahora el precio del barril de crudo, ha comenzado a subir. Si durante un tiempo estuvo claramente contenido, siempre por debajo de los 60 dólares por barril, la escalada de las tensiones geopolíticas, impulsadas por la política comercial de la Administración Trump, le ha llevado cerca del nivel de los 80 dólares.

El presidente de EE UU ha empezado una serie de subidas arancelarias a una amplia gama de productos importados, especialmente procedentes de China, si bien parece que Europa tampoco se va a librar. Al mismo tiempo, el portazo al acuerdo nuclear con Irán amenaza con desestabilizar el epicentro mundial del petróleo.

El llamado oro negro es pues el nuevo factor de riesgo para la economía española. En nuestro último Boletín Mensual de Coyuntura Económica FOCUS brief hemos analizado el impacto que el encarecimiento del crudo puede tener en la economía española, especialmente sensible a las variaciones de la cotización del Brent, el petróleo de referencia en los mercados internacionales. Y aunque la economía española es fuerte, diversificada y mantiene una sólida velocidad de crucero, los efectos son considerables. De hecho, nuestra visión es que un precio del petróleo alrededor de los 80 dólares podría reducir en dos o tres décimas el crecimiento del PIB previsto para este año.

Para empezar, España importa energía por valor de unos 40.000 millones de euros anuales. Nuestro cálculo es que si el petróleo se mantuviera en entorno a los 80 dólares por barril, esta factura aumentaría en unos 14.000 millones de euros, lo que es un impacto más que notable. Además, de momento no hay muchas probabilidades para contrarrestarlo con un euro fuerte, como ha sucedido en ocasiones anteriores del oro negro, ya que la moneda única está cotizando a la baja frente a la divisa estadounidense.

Un petróleo más caro significaría en definitiva menos renta disponible para las familias, lo que afectará al consumo y, por tanto, a la inversión, las expectativas empresariales y el empleo. De hecho, nuestro boletín destaca que los precios elevados del petróleo, de mantenerse, podrían provocar que en España este año se crearan 100.000 empleos menos de los previstos inicialmente. Esta situación tendría una incidencia especial en el sector exportador, donde el encarecimiento del petróleo afectará negativamente a la inversión de las empresas exportadoras, ante un empeoramiento en sus expectativas de ventas en países que sufran también los efectos de un precio más elevado del petróleo. Esto ocurriría de forma particular en Europa, una de las áreas económicas más dependientes de la importación de oro negro.

Como todo está conectado, el resultado de esta desaceleración sería una menor recaudación pública y, en consecuencia, un posible empeoramiento del déficit. Este deterioro de las cuentas públicas vendría además por partida doble: no solo caerían los ingresos, sino que además se incrementarían los gastos debido al inevitable avance de la inflación, que incide algunas partidas indexadas a los precios, como podría ocurrir con las pensiones, una partida muy sustancial en los Presupuestos Generales del Estado.

En todo caso, si las exportaciones de bienes y servicios continúan exhibiendo el vigor que han demostrado hasta ahora, gracias a los esfuerzos de diversificación geográfica acometidos por el sector exterior español, la economía española puede mantener su capacidad de financiación, seguir reduciendo su elevada deuda externa y conservar un buen ritmo de crecimiento.

DESCÁRGATELO AHORA

Gabinete de Estudios Económicos de axesor

Etiquetas: economía España FOCUS

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin