Ayuda Busqueda

Y el Óscar es para… La Economía Española

 Y el Óscar es para… La Economía Española

La economía española sigue con su trayectoria de película, por ejemplo, el sector exportador cerró 2017 con un crecimiento del 8,9%, el mayor en seis años, dejando claramente atrás al crecimiento medio de nuestros socios de la eurozona (7,2%); el indicador de actividad industrial PMI saldó el año pasado con su valor más alto en los últimos 11 años; el ritmo de crecimiento del sector turismo duplica el promedio mundial… Y lo mejor es que este empuje económico está repercutiendo en la creación de empleo: los últimos datos de afiliación a la seguridad socialdel pasado mes de enero, confirman un incremento en tasa interanual de 607.856 personas. Y es que el dinamismo que exhibe nuestra economía nos lleva a pronosticar en nuestro último Boletín Mensual de Coyuntura Económica FOCUS brief que la tasa de desempleo bajará este año al 15,1% (en 2013 llegó a superar el 26,9%), el déficit público se situará por primera vez en 11 años por debajo del 3% y el PIB crecerá al menos a una tasa del 2,5%, volviendo a superar claramente al resto de grandes economías de la eurozona. Si se entregaran unos premios a la economía, similares a los cinematográficos que entrega Hollywood, el contundente desempeño de la economía española sería, sin duda, merecedor de un premio Óscar.

Una de las categorías donde España figuraría como ganador seguro en todas las apuestas, es en el turismo. España es ya la segunda potencia mundial, superada solo por Francia, con más de 80 millones de turistas recibidos durante el conjunto de 2017, con un gasto medio de 1.138 por persona, solo en el diciembre, los turistas que visitaron España desembolsaron unos 4.530 millones de euros.

La economía española también sería clara favorita en el sector inmobiliario: el número de compraventas de viviendas se elevó en 2017 un 14,6%, alcanzando las 464.500 unidades, la cifra más elevada desde 2008. Y este mercado va a ir a más, pues como ya adelantamos en nuestro reciente Boletín Trimestral de Morosidad PULSE, el número de operaciones estará claramente por encima de las 40.000 mensuales.

Otra categoría donde España tendría serias posibilidades de ser nominada es en el sector del comercio, donde las empresas están aprovechando el tirón del comercio mundial, que por primera vez desde el inicio de la Gran Recesión está creciendo a un ritmo más elevado que el PIB mundial. Los productos energéticos y de bienes de equipo están tirando del sector exportador, que sigue recogiendo los frutos de las ganancias en competitividad logradas en los recientes años, especialmente mediante la reducción de los costes laborales unitarios. Esta evolución es esencial, pues en el año 2007 el sector exterior solo suponía el 15,3% de los ingresos de las grandes empresas, ahora ya representa un 24,9%.

Sin duda, un premio especial merecería el esfuerzo de desapalancamiento acometido por las familias y empresas. El que era uno de los países más endeudados del mundo, ha conseguido situarse ya en unos niveles similares a los de la eurozona. La deuda de los hogares se ha situado en el 61,8%, mientras que la de las sociedades no financieras está en el 98%. La banca ha acometido un intenso saneamiento de los activos dudosos, que ha llevado a la morosidad bancaria a situarse en el 8,1% y esperamos que pronto se sitúe en el 7,6%, en el que sería el nivel más bajo desde 2011.

Eso sí, donde España se quedaría sin opciones de premio, y aún tiene mucho que mejorar, es en la corrección de los desequilibrios del mercado laboral: el 26,7% de los asalariados son temporales; el desempleo juvenil (entre los 16 y 25 años) llega al 37,5% y, lo más dramático, más del 50% de los parados llevan más de un año en esta situación.

En definitiva, en el cómputo global España sería acreedora de numerosos premios, pero eso no significa que sobre la mesa no queden retos pendientes de gran categoría: elevar el potencial de crecimiento y la competitividad; reducir la voluminosa deuda externa; combatir la creciente desigualdad y consolidar las cuentas figuran entre los más destacados. Pero con la tracción que ha adquirido la economía española en el que es su quinto año consecutivo de expansión, España está en excelentes condiciones para afrontar esos desafíos.

DESCÁRGATELO AHORA

Gabinete de Estudios Económicos de axesor


Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin