Los motores de la economía mundial, a pleno rendimiento

Los motores de la economía mundial, a pleno rendimiento

Buenas noticias en el plano internacional: todas las economías avanzadas crecen de forma sincronizada por primera vez desde el inicio de la crisis y la mayoría de las economías emergentes se han sumado a este avance. De igual modo, el comercio mundial está creciendo más rápido que el PIB, algo no visto en los últimos siete años. El consumo y la inversión están repuntando en un buen número de países y las condiciones financieras siguen siendo muy favorables para la actividad económica en gran parte del mundo. En este escenario en el que todos están creciendo, España figura en posición destacada de la tendencia global: la brecha abierta en el PIB hace casi 10 años a causa de la crisis financiera se ha cerrado y nuestra previsión es que este año la economía crezca un 3,1%, claramente por encima de nuestros principales socios comunitarios, según nuestro boletín mensual de coyuntura FOCUS brief, que acaba de publicar el Gabinete de Estudios Económicos. Y es que los grandes motores de la economía mundial están a pleno rendimiento.

Así, la economía de Estados Unidos muestra unos fundamentos sólidos que invitan a mirar con optimismo esta economía. Después de lograr crecer a ritmos del 3% durante dos trimestres consecutivos, la economía americana debe ser capaz de poder crecer por encima de su potencial en los próximos trimestres. A esto se añade una probable rebaja fiscal con grandes probabilidades de salir adelante antes de que acabe el año, lo que en un contexto de pleno empleo tiene un claro potencial inflacionista. Con estas premisas, lo esperable es que la Reserva Federal continúe con su plan de subidas graduales de tipos a lo largo de todo el 2018.

China está creciendo a tasas del 6,5%, aunque estas grandes cifras enmascaran desequilibrios como el creciente volumen de créditos incobrables no reconocidos por el sector financiero o la acumulación de inversiones improductivas. Las autoridades son conscientes de la situación y están tomando cartas en el asunto, con un nuevo plan estratégico enfocado a incrementar la renta de las familias.

En este gran arranque del crecimiento destaca el dinamismo de Europa, esencial para la buena salud del comercio mundial. No en vano, el peso de las importaciones europeas sobre el total mundial está cerca de igualar el peso de las importaciones conjuntas de Estados Unidos y China en 2017. Europa está sabiendo sacar partido de vientos de cola favorables, como son unos tipos de interés muy bajos, que a pesar del anuncio de que el BCE empezará a retirar estímulos, seguirán siendo bajos; petróleo aún relativamente barato; un proceso de desapalancamiento del sector privado muy avanzado; un sector financiero con más margen de maniobra para conceder crédito y una periferia que ha acometido fuertes ajustes de competitividad. De hecho, los países del centro y del este de Europa se han convertido en una de las zonas más dinámicas del mundo, sobresaliendo en este aspecto el comportamiento de Rumanía, con un crecimiento intertrimestral del 10,6% entre julio y septiembre, y la República Checa, con una expansión del 10% en el mismo periodo. Todo ello gracias a la fuerza impulsora de Alemania, en una situación de pleno empleo y una producción industrial claramente al alza.

En el caso de España llama la atención el buen comportamiento de las ventas exteriores, con un crecimiento anualizado del 7,4% en el tercer trimestre del año. Esto es muy importante, puesto que las ventas exteriores representan ya el 24,9% de los ingresos de las grandes empresas. Sin embargo, el Gobierno aún tiene pendiente el reto de elevar la productividad y el potencial de crecimiento de la economía española, reducir la elevada deuda externa o bajar la alta tasa de paro, sin olvidar de la creciente desigualdad social que ha generado la crisis y la inestabilidad política aún por resolver del conflicto catalán.

La economía mundial está funcionando a toda máquina y nuestro país tendrá que esforzarse por mantener la sintonía y que no bajen demasiado las revoluciones en 2018.

DESCÁRGATELO AHORA

Gabinete de Estudios Económicos de axesor

Etiquetas: economía empresas España FOCUS

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin