Adiós a la tendencia bajista de los concursos de acreedores

Adiós a la tendencia bajista de los concursos de acreedores

Se acabó lo que se daba: después de seis semestres consecutivos de caída en el número de concursos de acreedores iniciados en España, la tendencia se ha roto. El balance de enero a junio se salda con cuatro meses de subida y un incremento del 7,67% en la comparativa interanual. En el primer semestre del año se iniciaron 2.302 concursos, son 320 concursos más que en el semestre inmediatamente anterior, el de julio a diciembre de 2016, que fue el último de la tendencia bajista y además fue también el semestre con menos concursos desde el segundo semestre del año 2008. En promedio son casi 19 empresas entrando en quiebra cada día hábil de este año. En definitiva, después de tres años de duración la tendencia bajista se ha marchado para no volver. Este primer semestre se ha saldado con 164 concursos más que en el del año pasado. Pero ¿quiénes son los culpables de este cambio de rumbo? Si hay que señalar a alguien, el más inmediato es el de comercio y reparación de vehículos. Sin embargo, no es el único ni mucho menos. Hay casos especialmente llamativos. A continuación, vamos a ir analizando uno a uno los grandes responsables de esta escalada en la que se han metido los concursos..

Transporte y almacenamiento. Por tierra, mar y aire, incluido el transporte espacial. Cuando hablamos de este sector no nos referimos solo a las mercancías, peligrosas o no, sino también al transporte de pasajeros, además de las actividades postales y depósito y almacenamiento. La logística es una pieza indispensable en el engranaje de la era de la economía digital y el turismo de masas. Sin embargo, eso no está evitando que este sector esté pasando por momentos delicados; es el primer semestre con más concursos desde el año 2014; los 103 casos declarados entre enero y junio no se quedan muy lejos del total de 129 alcanzados en el ejercicio completo de 2016 y suponen un aumento de nada menos que el 66,1% interanual; son 41 concursos más en términos netos, un 25% del incremento neto total.

Industria manufacturera. Esta categoría es extraordinariamente amplia y abarca la fabricación de toda clase de productos imaginables: el procesado de productos cárnicos y de pescado; de zumos de frutas y hortalizas; lácteos; la industria textil; el cuero; perfumes; productos farmacéuticos de base; componentes electrónicos y productos informáticos; artes gráficas; productos químicos; maquinaria… incluso la joyería y la bisutería entran en esta categoría. Pues bien, este sector está viviendo un importante repunte en la incidencia concursal después de haber saldado un año 2016 muy a la baja, en el que fue uno de los grandes protagonistas del ajuste de la estadística. Ahora sucede todo lo contrario. Entre enero y junio se declararon 329 concursos en este sector. Es un 11,53% más que en 2016. En términos netos, los concursos no han crecido tanto en ningún otro sector: en este primer semestre se registraron 34 casos más que en el mismo periodo del año pasado, es el 20,7% de todo el aumento neto.

Comercio. Aquí se incluyen  todas las actividades comerciales, de flores, animales, juguetes, alimentos, combustibles, textil, relojería, fármacos; productos nuevos o de segunda mano, da igual, todas las actividades comerciales están aquí; las que se realizan al por mayor, o al detalle en centros comerciales, en tiendas especializadas y hasta en los mercadillos. Comprende también la actividad de los concesionarios de vehículos y los talleres de reparaciones. Este sector es el campeón nacional del emprendimiento, solo en lo que va de año se han constituido 11.561 empresas del sector, una cifra impresionante incluso siendo un 11,9% menos que el año pasado. Por eso, es lógico que sea uno de los sectores donde más concursos hay. Precisamente, en 2017 es donde más concursos se están registrando: 483, un alza del 7,33%. El incremento neto respecto al primer semestre de 2016 es de 33 incidencias, un 20,1% del total.

Información y comunicaciones. Este sector también reúne actividades muy diferentes entre sí, como son los servicios de hosting, procesamiento de datos, consultoría informática, programación, cinematografía, edición de videojuegos, telecomunicaciones, radiodifusión y actividades editoriales, sean periodísticas, divulgativas, o de documentación. Es un sector muy relevante, aunque lejos de la intensidad en creación de empleo o empresas que exhiben sectores como el comercio o la construcción. Por eso, no suele ocupar un lugar importante en términos cuantitativos en la estadística concursal. Pero su tendencia actual es de fuerte incremento, es el peor primer semestre desde 2013. En términos porcentuales, el aumento es del 25,27% interanual y en términos netos, de 23 casos, que le sitúan en una nada deseable cuarta posición.

Educación. Desde la infantil a la universitaria, pasando por primaria, secundaria, la formación profesional, las actividades auxiliares, las escuelas deportivas e incluso las de conducción y pilotaje. Solo se han dado 30 casos en el semestre, poco más de un concurso de acreedores por semana, en todo el territorio nacional. Pero la diferencia con el año pasado es relevante: son 13 concursos más.

Actividades inmobiliarias. Comparado con otros sectores, el  abanico de actividades incluidas es muy reducido: compraventa y alquiler de bienes inmobiliarios por cuenta propia; agentes de la propiedad inmobiliaria y gestión y administración de la propiedad inmobiliaria. Sin embargo, a nadie se le escapa la relevancia de este sector. El Ministerio de Fomento acaba de anunciar que los visados para construir viviendas creció un 15% en el primer cuatrimestre del año, lo que da un indicio indirecto del revivir de la actividad inmobiliaria. Eso no es obstáculo para que   133 empresas del sector hayan entrado en concurso en lo que va de año, son ocho sociedades más que en el mismo periodo del año pasado.

Construcción. La construcción figura aquí porque es el contrapunto. Este es uno de los pocos sectores donde el ajuste continúa en el balance semestral, con un descenso del 4,55% en tasa interanual y un dato de 461 procesos formales de insolvencia iniciados, son 22 menos que el curso pasado durante el mismo periodo. La construcción agrupa también a empresas de promoción inmobiliaria, la construcción edificios residenciales o no; las tareas propias de la ingeniería civil; demolición y preparación de terrenos; instalaciones eléctricas; fontanería y las actividades de acabado de edificios.

El promedio actual es de 383,6 concursos de acreedores al mes. De seguir así, el ejercicio terminaría con cerca de 4.600 incidencias. Es poco probable que esto ocurra, porque la última vez que el número de concursos del segundo semestre fue superior al del primer semestre fue en 2008, en pleno estallido de la crisis económica y actualmente la economía está otra vez en una fase expansiva. 
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin