A mal tiempo, emprendimiento empresarial

A mal tiempo, emprendimiento empresarial

Desde el año 2008 hasta la fecha se han creado en España casi 820.000 empresas, de acuerdo con los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos. De hecho, en 2016 se darán de alta más de 100.000 sociedades, es la primera vez que esto ocurre desde el año 2008, según las previsiones contenidas en el último Radar Empresarial. Entre enero y noviembre se han dado de alta 94.658 sociedades, un 9,9% que el año pasado en las mismas fechas y una cifra que ya rebasa todo lo registrado durante el ejercicio completo de 2015, de modo que este es ya el séptimo año consecutivo de crecimiento de la actividad emprendedora, demostrando así que la creación de empresas ha sido una respuesta habitual ante las dificultades originadas por una crisis económica que en España ha sido más profunda y duradera que en otros países de nuestro entorno, debido, entre otras cosas, al exceso de dependencia del crédito bancario. Se pone así de manifiesto la necesidad de diversificar las fuentes de financiación, como de las claves imprescindibles para una gestión corporativa eficaz.

Durante estos largos años de emprendimiento bajo la sombra de la crisis hay dos sectores de actividad que sobresalen respecto a los demás. Desde 2008 hasta la fecha se han dado de alta más de 182.000 empresas del sector de comercio y distribución, un 22,22% del total o, lo que es lo mismo, una de cada cinco. En cuanto al importe del capital suscrito para crear estas sociedades mercantiles, durante estos casi nueve años se han destinado a este fin unos 3.060 millones de euros. De este modo, el sector de comercio y distribución es el primero en cuanto a número de empresas creadas, pero el sexto en cuanto a capital creado, probablemente porque la mayoría de estas aventuras empresariales consisten en pequeños negocios, en línea con lo que es el tejido empresarial español, donde la presencia de pymes y micropymes es superior al promedio europeo. El otro sector que destaca sobre el resto es el de la construcción, con 129.914 altas contabilizadas entre enero de 2008 y noviembre de 2016, un 15,86% del total. Puede sorprender el dato, habida cuenta de que la construcción es uno de los sectores más vinculados al germen de la crisis. Precisamente, muchos de los trabajadores afectados por el ajuste en la construcción se han reciclado creando pequeñas empresas especializadas en las actividades auxiliares de la construcción y, de igual modo, algunas de las pequeñas compañías abocadas al cierre han reabierto bajo una nueva denominación para poder continuar con la actividad. El capital suscrito es de una cuantía muy superior a la del sector comercial: 8.665,87 millones de euros.

Pero quien se lleva la palma en cuanto al capital depositado para la creación de empresas es, sin duda, el de actividades financieras y seguros, con más de 20.670 millones de euros, es decir, el 26,2% de los 78.925,3 millones de euros desembolsados en casi una década para la creación de empresas. Este sector no es de los más prolijos en cuanto a creación de sociedades, si bien registra unas cifras no menores de más de 23.350 nuevas compañías registradas durante este periodo.

Es muy relevante también la preponderancia del otro sector que, junto con la banca y la construcción, más ligado está al germen de la crisis: las actividades inmobiliarias. En este caso, se han creado entre 2008 y 2016 65.087 empresas. Como muestra de la pujanza renovada del sector, este es el segundo año consecutivo en que se dan de alta más de 7.000 sociedades en este segmento, las 7.681 compañías inscritas entre enero y noviembre sitúan la iniciativa emprendedora en actividades inmobiliarias en los mejores niveles desde 2008. Además el capital suscrito para este sector constituye una de las partidas más voluminosas de toda la estadística, 10.882,2 millones de euros, que ponen en evidencia la relevancia del negocio inmobiliario en el tejido empresarial español.

Y, por supuesto, no podía faltar en una economía tan volcada en los servicios como la española la profusa actividad del sector de hostelería. Durante el plazo de tiempo analizado se han dado de alta 68.920 empresas del ramo, un 8,41% del total. El capital dispuesto para la puesta en marcha de estas sociedades se eleva a 1.649,4 millones de euros.

La pujanza de la actividad emprendedora se enmarca en el tono generalizado de mejoría de la economía española, como sucede igualmente con los concursos de acreedores, que en noviembre pasado alcanzaron ya 37 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual. En lo que va de año se han iniciado 3.800 concursos, un 19,2% menos que en 2015.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin