La incertidumbre vuelve a escena con el nuevo gobierno estadounidense

Actualización Boletín mensual de Coyuntura Económica - Noviembre 2016

España sigue creciendo, pero a menor ritmo. Los datos de ventas totales de las grandes empresas constatan este cambio de velocidad, con un crecimiento de solo el 0,3% en el tercer trimestre del año, la cuarta parte que en el trimestre inmediatamente anterior. Y el principal responsable de este parón es el sector exterior, donde ha surgido un inesperado foco de incertidumbre con el que no se contaba: Donald Trump. El presidente electo de EE UU ya ha anunciado un viraje radical en la estrategia geopolítica de la primera economía del mundo. Nuestro último Boletín de Coyuntura Económica FOCUS brief subraya cómo la ideas proteccionistas del próximo presidente americano son un elemento de vulnerabilidad que “puede lastrar aún más el ya de por sí difícil momento por el que atraviesa el comercio internacional y podría significar un punto de inflexión en el proceso de globalización vivido por la economía mundial durante los últimos cuarenta años”.

Nuestro Gabinete de Estudios Económicos hace hincapié en la contradicción de la amalgama de propuestas económicas del magnate estadounidense, donde se solapan soluciones keynesianas en materia de gasto público, con otras de corte claramente liberal en materia fiscal. El presidente electo aún no ha comenzado su gobierno, pero sus efectos ya se han dejado sentir en los mercados. La aversión al riesgo, que nunca se había marchado del todo, ha vuelto.

Un desafío sin precedentes para la UE

El problema es que una mayor incertidumbre en la economía mundial influye negativamente en las expectativas de los consumidores e inversores, en una especie de circulo vicioso que se retroalimenta. El posible enfriamiento de las relaciones comerciales y políticas con EE UU supone un desafío sin precedentes para el futuro para la Unión Europea, que además tiene que lidiar con las consecuencias del Brexit. El referéndum de diciembre en Italia sobre la reforma constitucional y las elecciones en Francia y Alemania del año que viene pondrán a prueba la capacidad de la UE para ser uno de los líderes mundiales en la cooperación internacional en materia política o económica.

Por otra parte, con una situación de prácticamente pleno empleo en EE UU, la Reserva Federal ya ha dado claras señales de que pronto empezará a encarecer el coste del dinero. Queda por ver qué ahora el BCE, cuya batería de medidas, tanto las convencionales como las heterodoxas, han logrado bajar notablemente la morosidad, pero no han conseguido que el crédito circule con la fluidez esperada. Otro factor a tener en cuenta es que el precio del petróleo claramente ha encontrado un suelo en su caída de los últimos años, hasta el punto de que ya se ha encarecido un 30% respecto a la primera mitad del año, lo que tendrá un impacto creciente en el consumo de los hogares y los costes de las empresas.

Toda esta incertidumbre llega en un momento de debilidad del crecimiento comunitario. Alemania y Francia experimentaron en el tercer trimestre un crecimiento del PIB del 0,2%, mientras que Italia, la cifra fue solo ligeramente superior: el 0,3%. La economía española está creciendo al doble, pero estas cifras de los países vecinos son preocupantes, puesto que el principal socio comercial de España es la propia área comunitaria y es que durante los últimos meses ha amortiguado en cierta medida la debilidad del comercio mundial.

No se puede olvidar que las ventas en el exterior son hoy una pieza clave para las grandes empresas españolas. Si a comienzos de la crisis, estas ventas suponían en promedio el 15,3% de la facturación de las grandes empresas, en el tercer trimestre de este año, el peso medio de las ventas en el exterior sobre los ingresos era ya del 23,5%.

En definitiva, aún soplan vientos de cola para la economía española, pero los focos de incertidumbre son cada vez mayores. Por eso, el nuevo Gobierno, abocado a llegar a pactos con las demás formaciones políticas ante la falta de mayoría Parlamentaria, está obligado a afrontar reformas estructurales cruciales para elevar la productividad y consolidar el potencial de crecimiento. La previsión de Axesor es que el PIB crezca un 3,2% este año y un 2,6% en 2017.

Puedes descargarte el boletín en el siguiente enlace:

 

DESCÁRGATELO AHORA

  

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Etiquetas: axesor España economía FOCUS

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin