Los mundos paralelos de la economía y la política

Los mundos paralelos de la economía y la política

La actividad política determina claramente lo que sucede en la vida económica. Sin embargo, la parálisis política en la que lleva sumida España prácticamente desde que en octubre del año pasado se convocaron las elecciones generales del 20 de Diciembre ha llevado a la actividad económica a esforzarse por continuar al margen del devenir político. Así, a pesar de que sobre el horizonte vuelve a asomar la posibilidad de unos nuevos comicios, que serían los terceros en un año, y de que cada vez hay menos probabilidades de llegar a tiempo para aprobar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado, el PIB sigue creciendo, la morosidad bancaria no deja de bajar, el paro continúa cayendo y los concursos de acreedores se mantienen una trayectoria de descenso a plomo que dura ya dos años y tres trimestres. Según los últimos datos analizados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos, en el pasado mes de julio se registraron 347 concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles.

Esta cifra no solo implica una caída del 18,4% respecto al mismo mes del año pasado, sino que además es la más baja para el mes de julio desde el año 2008. Y lo que es más, nuestro modelo de previsiones apunta a que el año 2016 se cerrará con menos de 4.000 concursos (entre enero y julio se iniciaron 2.485 procesos formales de insolvencia), que situaría la estadística en un nivel nunca visto en ocho años.

La economía ha conseguido, de momento, sortear el impasse político provocado por la falta de acuerdo para lograr una mayoría de Gobierno, y se está comportando mucho mejor de lo esperado. De hecho, recientemente hemos elevado nuestra previsión de crecimiento y esperamos que el PIB aumente este año un 3%. Además, el hecho de que el Gobierno esté solo en funciones, con una serie de limitaciones en determinadas competencias, ha tenido como consecuencia el retraso en la puesta en marcha de una serie de ajustes presupuestarios exigidos por Bruselas, que deberían tener su impacto en la economía.

Sin embargo, los jirones de la crisis siguen ahí. El último dato de empleo en julio, con 84.721 nuevos afiliados a la seguridad social es el mejor para ese mes desde el año 2007, una época en la que aún se negaba que hubiera una crisis financiera en ciernes. Desde el punto álgido de la crisis, en febrero de 2013, el número de afiliados ha crecido en 1,7 millones, pero es que durante los años más duros de la crisis se perdieron 3,3 millones de puestos de trabajo. De igual modo, el volumen de inversión productiva de las empresas, aunque está sorprendiendo al alza, se encuentra todavía muy lejos de los niveles previos a la crisis. Otro tanto de lo mismo ocurre con los concursos de acreedores, que están actuando como un verdadero termómetro de la crisis. Si se cumplen nuestras previsiones, el balance de 2016 indicará que todavía se estará un 33% por encima de los niveles que registraban en 2008.

La otra gran asignatura pendiente de los concursos es la incapacidad para lograr convenios, ya que hasta el momento, más del 95% de los concursos finalizan sin que haya un acuerdo con los acreedores. Por otra parte, tampoco es de extrañar si tenemos en cuenta el dato de que el 30% de los concursos declarados en España desde el inicio de la crisis corresponden a constructoras (unos 13.990) y que, según cálculos de los expertos, al menos dos tercios de la constructoras afectadas por concursos no generan recursos positivos, por lo que es imposible que alcancen ninguna clase de acuerdo con los acreedores, simplemente es imposible que puedan pagar su deuda.

La actual racha bajista de los concursos se inició en noviembre de 2013 y tiene visos de continuar al menos en el corto plazo. Pero el camino hacia la normalización definitiva es todavía muy largo y no exento de riesgos. Y aunque la política y la economía parecen habitar de momento en mundos paralelos, la persistente prolongación del marasmo político no será una buena noticia.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin