¿En qué tipo de empresas creen los emprendedores españoles que hay futuro?

¿En qué tipo de empresas creen los emprendedores españoles que hay futuro?

La economía española mantiene un buen ritmo de crecimiento, nuestra previsión es que el PIB crezca un 2,7% este año, y aunque se espera que en 2017 modere su ritmo de expansión, no es menos cierto que el PIB por fin se consolidará en términos constantes y reales por encima de los niveles pre-crisis. En términos agregados, las buenas noticias económicas se suceden, a pesar del elevado grado de incertidumbre política, los datos procesados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos y publicados en el último Radar Empresarial ponen de manifiesto que los concursos de acreedores llevan 31 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual, están a nivel más bajo desde 2008 (en los cinco primeros meses del año se han registrado 1.800 nuevos procesos formales de insolvencia, un 22,4% menos que en 2015) y este será, con toda probabilidad, el primer ejercicio desde el año 2010 en el que el año termina con menos de 5.000 concursos iniciados por parte de sociedades mercantiles.

Al mismo tiempo, se acaba de conocer que el paro registrado baja de los cuatro millones de personas por primera vez en cuatro años. Pero junto a todas estadísticas, no es menos cierto que hay otros datos preocupantes: el empleo está creciendo prácticamente al mismo ritmo que el PIB, lo que denota que la recuperación de los puestos de trabajo se está haciendo apoyada en actividades de escaso valor añadido y de bajo nivel salarial. De igual modo, el número de parados de larga duración mayores de 45 años (de muy difícil reinserción laboral) se ha multiplicado prácticamente por cuatro desde el año 2008, pasando de 67.000 a 260.000, según datos de los propios Presupuestos Generales del Estado. Ante estas perspectivas difíciles, el emprendimiento se está convirtiendo en una vía por la que apostar. Y es un hecho la pujanza de la creación de empresas, que en los cinco primeros meses del año alcanzó las 47.920 altas, un incremento del 12,5% respecto al mismo periodo de 2015. Si todo sigue como hasta ahora, éste será el primer año desde 2008 en el que se superan las 100.000 empresas. Pero ¿en qué tipo de sociedades creen los emprendedores españoles que hay futuro? Los datos que vamos a repasar a continuación, ponen de manifiesto lo mucho que queda por avanzar en el necesario cambio de modelo económico en España.

De hecho, desde el año 2008 hasta el momento, se han creado 61.153 empresas adscritas al sector de actividades inmobiliarias, lo que supone un 8% del total, convirtiéndose así en uno de los sectores más relevantes para el emprendimiento, a pesar de que es el más directamente vinculado a la gran crisis económica en la que aún está sumida España. De hecho, su importancia es cada vez mayor entre las nuevas empresas creadas. El año pasado se crearon 7.113 empresas inmobiliarias, la cifra más alta desde 2008. En el presente ejercicio, todo apunta a que las cifras se superarán, puesto que en los cinco primeros meses del año ya son 3.689 las empresas dadas de alta, un 23,9% más que en el mismo periodo de 2015. Lo más llamativo es además, que se está poniendo mucho dinero en la creación de empresas del negocio inmobiliario: nada menos que 1.166,6 millones de euros entre enero y mayo, lo que supone un 39,14% del capital suscrito total en España en 2016 para la creación de nuevas empresas. La cifra supone un incremento del 150% en la comparativa interanual e implica que más de uno de cada tres euros destinados en nuestro país al emprendimiento van a parar al segmento inmobiliario.

Y otro sector en el que confían y mucho los emprendedores españoles es el de la construcción, con 6.677 altas en lo que va de año, que han atraído para su constitución más de 315 millones de euros. Desde 2008 hasta la fecha se han dado de alta en la construcción nada menos que 123.853 empresas, lo que implica un 16% del total de sociedades creadas, es decir que prácticamente una de cada cuatro empresas nuevas que han nacido en España en los últimos ocho años han sido o bien del sector de la construcción, o bien del segmento inmobiliario. El fuerte ajuste sufrido por ambas actividades explica en parte esta pujanza, muchos de los empresarios afectados se han reinventado con nuevas sociedades en negocios relacionados con las mismas actividades que venían desarrollando.

Otro sector que es una apuesta clásica y firme de los emprendedores españoles es el de la hostelería. A pesar de verse particularmente afectado por la caída del consumo doméstico y el necesario ajuste de márgenes, el sector hostelero apenas ha perdido comba en el emprendimiento durante los largos años de la crisis. Solo en los cinco primeros meses del año se han creado 5.162 empresas del sector, o sea, más de 1.000 al mes y desde el año 2008, la cifra total llega a 63.983 empresas, lo que confirma la hostelería como un recurso habitual a la hora de idear un nuevo proyecto empresarial.

Por último, el comercio y la distribución es el gran referente del emprendimiento, con 10.972 sociedades solo en lo que va de 2016 (+14,6%). En conjunto son 171.364 empresas de comercio y distribución desde el año 2008. En resumen, el 60% de las empresas creadas en España pertenecen a estos cuatro sectores: construcción, inmobiliario, hostelería y comercio. No es casualidad que, dado este patrón de emprendimiento, España sea uno de los países de la UE con mayor presencia de micropymes (menos de 10 empleados) y también uno de los más bancarizados en lo que se refiere a financiación empresarial; dos elementos que elevan la vulnerabilidad ante potenciales shocks externos. A España aún le queda un largo camino por delante en la vía de la innovación.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin