Frente a la parálisis política, emprendimiento empresarial

Frente a la parálisis política, emprendimiento empresarial

Tras la primera investidura fallida de la democracia, la madeja del panorama político español sigue sin desenredarse. Sobre el horizonte empieza a perfilarse la posibilidad de la celebración de unas nuevas elecciones generales, con el 26 de junio como fecha más probable. Pero mientras la política española sigue en estado de interinidad, la actividad económica aguanta el tirón y sigue marcando hitos. Los últimos datos recogidos por nuestro Gabinete de Estudios Económicos revelan que los concursos de acreedores llevan 28 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual, después de que en febrero se registraran 443 nuevos procesos, un 15,6% menos que en el mismo mes del año anterior. Entre enero y febrero se han iniciado 724 concursos de acreedores, lo que supone un 21,7% menos que en el mismo periodo de 2015. A estos buenos datos de la estadística concursal se suma otro resultado igual de sorprendente, que es el de la iniciativa empresarial: en el mes de febrero se dieron de alta 10.788 empresas (un incremento del 26,7% en la comparativa con febrero de 2015); hay que remontarse a abril de 2008 para encontrar otro mes donde se hayan creado más de 10.000 sociedades. A continuación, vamos a analizar con detalle esa efervescente actividad emprendedora, que llega en uno de los momentos de mayor incertidumbre política de los últimos 30 años.

Lo primero que hay que decir es que este empuje emprendedor se está haciendo con mucho menos dinero que en otras ocasiones. En febrero pasado se destinaron 479,22 millones de euros a la creación de nuevas empresas, lo que significa una caída del 59,5% comparado con el mismo mes del año pasado. La suma de los dos primeros meses llega a 1.028,56 millones de euros, un retroceso del 47,4% sobre 2015. El promedio mensual de capital suscrito fue el año pasado de 677,03 millones de euros, en 2014 era de 611,13 millones de euros, la media de estos dos primeros meses es de 514,28 millones de euros. Esta caída a plomo del dinero dispuesto para crear empresas es muy destacada en el sector de la construcción, donde el volumen registrado en febrero fue de 46,87 millones de euros, un retroceso del 92,4%, mientras que la suma de enero y febrero llega a los 105,328 millones de euros (-87,9% en la comparativa interanual); esta actividad fue una de las más relevantes en 2015, con 1.313,07 millones de euros. Otro segmento que también ha ido a la baja en el arranque de año es del actividades financieras, con registró en febrero 138,7 millones de euros, un descenso del 16,6% sobre febrero de 2015, mientras que en la suma de los dos primeros meses del año lleva 393,74 millones de euros (-10,9%).

Regresando a la cantidad de empresas creadas, en términos geográficos Cataluña se lleva la palma. En contraste con las dudas que planean sobre el panorama político, lo cierto es que la actividad emprendedora ha empezado en Cataluña con una enorme pujanza. En febrero se dieron de alta 2.257 empresas, lo que supone un 31,1% más que en el mismo mes de 2015 y en dos meses son ya 4.315 las sociedades dadas de alta en lo que va de año, la mayoría de ellas en Barcelona (3.332, un incremento del 31,1% sobre los dos primeros meses del año pasado), si bien resulta llamativa la intensidad emprendedora en Girona, que se encuentra a unos ritmos nunca vistos durante la crisis: en febrero se dieron de alta 238 sociedades, un 50,6% más que hace un año y la cifra mensual más alta en toda la crisis; en estos dos primeros meses, Girona suma 472 sociedades, unos datos que implican un incremento porcentual de nada menos que el 75,5%. El pulso emprendedor también va al alza en Madrid, con 2.145 altas en febrero, que elevan el número de empresas creadas en lo que va de año a 3.700 (+15,8%). Andalucía es la tercera comunidad de España por número de empresas creadas con 3.202 en lo que va de año (+18%), donde llama la atención el dinamismo de la provincia de Málaga, donde en dos meses se han alcanzado ya las 1.100 empresas (+24,3%). La provincia de España donde menos nuevas sociedades mercantiles se han registrado es Soria, con solo 17 en el conjunto del año, aun así, es un incremento del 112,5%.

Pero ¿qué tipo de empresas se están creando? Una de cada cinco nuevas sociedades mercantiles españolas se inscribe en el sector comercio y distribución, en números absolutos, 4.368 empresas en los dos primeros meses del año, un aumento del 21,8% sobre 2015. Un dinamismo que contrasta con el de la construcción, el segundo más importante en términos numéricos, que crece un 7,2%, con 2.750 sociedades en la suma de enero y febrero. Pero sin duda, llama la atención la vitalidad de la hostelería y la actividad inmobiliaria. En febrero se dieron de alta 1.056 empresas en la hostelería, un incremento interanual del 39,3% y todo un récord en el sector, que nunca en toda la crisis había visto más de 1.000 empresas creadas en un solo mes. El sector de hostelería lleva ya 1.916 altas (+38,2%). El negocio inmobiliario registró 843 altas en febrero (+47,6%), mientras que la suma de enero a febrero llega a 1.470 nuevas empresas (+33,5%), confirmando que el ladrillo ha vuelto para quedarse. Es decir, en solo dos meses se han creado en España 10.504 empresas (un 53,97% del total) pertenecientes al comercio, la hostelería, la construcción o la actividad inmobiliaria. Ahora habrá que ver cómo influye la persistencia del bloqueo político en el impulso emprendedor durante los próximos meses.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin