Aumentan los riesgos a la baja para el crecimiento

Actualización Boletín mensual de Coyuntura Económica - Febrero 2016

Nuestro Gabinete de Estudios Económicos presenta la última actualización mensual de su Boletín de Coyuntura Económica FOCUS. Nuestros expertos subrayan que el PIB aún puede crecer por encima del 2,5% en 2016, pero alertan de que crecen los riesgos a la baja para la economía española, tanto en el plano doméstico, como en el internacional. En términos globales, al conocido aterrizaje económico de China y sus consecuencias negativas en todos los países productores de materias primas, se suma ahora la debilidad económica en países avanzados.

Así, los últimos datos de actividad procedentes de Italia y Portugal han sido decepcionantes, al tiempo que la fortaleza de Alemania (+0,3% en el último trimestre) se debe principalmente al consumo interno, mientras que se observa un deterioro de las exportaciones. En este sentido, cabe recordar que el principal socio comercial de Alemania es EE UU, que también ha emitido las primeras señales de que el crecimiento económico está evolucionando peor de lo que esperaba en diciembre pasado, cuando la Fed subió los tipos de interés por primera vez desde junio de 2006. En el plano local, la caída de la confianza empresarial pone de manifiesto los problemas a los que se enfrenta España: la principal amenaza para 2016 reside en la incertidumbre política, dado su impacto en el empeoramiento de la confianza empresarial, lo que podría traducirse en tasas de crecimiento de la inversión negativas o muy bajas durante los primeros meses del año, afectando a la creación de empleo. Si bien los fundamentos económicos y financieros de familias, empresas y entidades son más sólidos que al inicio de la crisis, resta dar solución a la actual situación política.

Con todo, hay elementos positivos, como el fuerte aumento de las importaciones de bienes de capital en el conjunto de 2015 (+33%), que confirma la dinámica positiva de inversión por parte de las empresas, si bien está pujanza se desaceleró el tramo final de año. En todo caso, la mejora de los resultados empresariales, la mayor fluidez del crédito, la fuerte reducción de los concursos de acreedores (cayeron un 21,4% respecto a 2014) y el menor número de disoluciones de empresas evidencian mejoras en el estado de la salud empresarial y en su capacidad de inversión.

Uno de los grandes retos de la economía española reside en el empleo, no solo por la elevada tasa de paro (apenas se ha conseguido recuperar uno de cada tres empleos destruidos durante la crisis), sino por el tipo de empleo que se está generando. El año pasado se saldó con más de 525.000 ocupados más, de hecho los perceptores de rendimientos del trabajo crecieron un 3,4% en tasa interanual en el último trimestre de 2015. Pero al mismo tiempo, la temporalidad volvió a aumentar y alcanza a casi el 26% de la población ocupada. De igual modo, el crecimiento del empleo está yendo prácticamente al mismo ritmo que la expansión del PIB. Esta recuperación intensiva del empleo es positiva porque significa que se está reduciendo el desempleo, pero al mismo tiempo indica que el crecimiento se está apoyando en actividades de escaso valor añadido y poca productividad. Por eso, la mejora de los datos de consumo no está relacionada con un incremento importante del poder adquisitivo, sino con la intensidad en la creación de empleo.

La economía puede seguir beneficiándose del entorno de bajos tipos de interés, políticas expansivas del BCE y de la caída de los precios de las materias primas y en particular del petróleo, que representa más del 40% del consumo de energía primaria en España. Para aprovechar esas ventajas, será preciso seguir avanzando en la corrección de los principales desequilibrios del país.

Os invitamos a descargaros el informe en el siguiente enlace

 

DESCÁRGATELO AHORA

  

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Etiquetas: axesor economía España FOCUS

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin