¿La resurrección del 'ladrillo'? La pista del dinero

¿La resurrección del 'ladrillo'? La pista del dinero

Las ampliaciones de capital por parte de sociedades mercantiles crecieron en septiembre por segundo mes consecutivo, de acuerdo con los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos. El mes pasado se movilizaron 1.753,05 millones de euros, un 3,6% más que en septiembre del año pasado. La caída acumulada en la comparativa anual aún es del 24,6% (26.702,22 millones de euros); al cierre del primer trimestre, el ajuste interanual era del 30,7%; en el balance del primer semestre, la caída llegaba ya al 29,3%. Es decir, que la situación ha mejorado a ojos vista. Y en esta evolución uno de los elementos esenciales es el de las ampliaciones de capital registradas en el sector de actividades inmobiliarias, que en los nueve primeros meses del año ha movilizado 6.282 millones de euros en términos nominales (excluidas eventuales primas de emisión), un 39% más que el año pasado.

A pesar de que se ha insistido a largo de años en la necesidad de un cambio de modelo económico en España, lo cierto es que el ladrillo está exhibiendo un dinamismo asombroso. Las actividades inmobiliarias suponen el 23,5% del total del dinero captado en ampliaciones de capital en los nueve primeros meses del año; es la cifra más relevante para este sector en toda la crisis, es casi el doble que el año pasado y más del triple que hace tres años. Solo en el último trimestre, que tradicionalmente es el periodo menos activo de todo el año, el ladrillo ha canalizado 1.659,25 millones de euros en términos nominales. La cuestión es dónde se está centralizando el dinero que mueve el negocio inmobiliario.

Madrid acapara prácticamente la mitad de toda la actividad de ampliaciones inmobiliarias. En el área de la capital de España se han movilizado 3.139,75 millones de euros, una cifra que aún a falta de tres meses para que acabe el año ya está por encima de los importes registrados al cierre de ejercicio tanto en 2014, como en 2013 o en 2012 y prácticamente al mismo nivel ya que el año 2011 completo. Y es que la partida inmobiliaria es la más importante de todas en Madrid, por encima de los 2.993,85 millones que concita el sector financiero, muestra indudable de que el ladrillo ha vuelto con mucha fuerza. Su peso relativo es del 28,4%; el año pasado era del 18,7%. En Cataluña también ocurre algo similar, el sector inmobiliario es el más relevante, con 1.466,25 millones de euros, por encima de los 1.408,65 millones del segmento de actividades financieras, una cifra que es nada menos que un 116% superior a la del año pasado por las mismas fechas y representa el 27,77% del total. En Valencia también es el negocio inmobiliario el que más dinero ha canalizado, con 267,67 millones de euros, un 19,46% del total, frente al 15,2% del sector financiero y de seguros; el sector ya supera todo lo captado en 2014 y está un 46,9% por encima en la comparativa interanual. En Andalucía, la preeminencia del negocio inmobiliario es extraordinaria, ha movilizado 502,3 millones de euros en lo que va de año (+8,8% comparado con el mismo periodo de 2014), es decir, que uno de cada tres euros que se mueve en Andalucía a través de ampliaciones de capital se invierte en ladrillo.

En términos de importes canalizados, el mayor sector en España sigue siendo el de actividades financieras y de seguros, con 7.469,35 millones de euros, son unos 1.187 millones de euros más que el negocio inmobiliario. Las comunidades autónomas donde se concentra la ventaja del sector financiero respecto al inmobiliario son Cantabria, donde a comienzos de año quedó consignada una ampliación en términos nominales de 634,3 millones de euros, y País Vasco, donde las ampliaciones de la industria bancaria suman 1.288,86 millones de euros, frente a los 247,94 millones de euros del sector inmobiliario.

El segmento de actividades inmobiliarias representa ya el 10,9% del PIB, según los últimos datos del INE, un peso bastante significativo y que habla por sí solo de la importancia que está cobrando el ladrillo; de hecho, a finales de 2007, antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, su peso en la economía era del 8,1%. Cada día se suceden noticias sobre la recuperación de los precios de la vivienda, del número de hipotecas y de transacciones inmobiliarias. No hay que olvidar, no obstante, que esta recuperación será forzosamente desigual, toda vez que la tasa de paro sigue siendo muy elevada, el ajuste en poder adquisitivo ha sido notable y la banca es mucho más exigente y restrictiva en lo que se refiere al Loan to Value (porcentaje del precio de la vivienda que cubre el crédito hipotecario). Por otra parte, diversos estudios cifran en 150.000 el número de viviendas nuevas que son directamente invendibles. Es decir, la recuperación del ladrillo no es generalizada, sino que es una reanimación centrada básicamente en el segmento prime, por lo que desde un punto de vista de estrategia corporativa conviene mantenerse alerta sobre los riesgos inherentes al sector y hacer una gestión activa de los mismos.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin