El panorama concursal en 2015: una mejoría incuestionable

El panorama concursal en 2015: una mejoría incuestionable

Los concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles llevan una impresionante racha de 16 meses consecutivos de caída en la comparativa interanual, según los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos. Durante todo el año 2014 se podía argumentar que había un claro efecto base estadística, pues 2013 fue un año récord en los procesos concursales, que sumaron un total 8.823, el saldo más elevado desde que en 2004 la ley agrupó los impagos y las quiebras. Pero avanzan los meses y la estadística sigue cayendo, confirmando que la tendencia bajista se ha consolidado y apuntalando así el nuevo escenario económico de España. De, hecho, nuestra visión de España desde un punto de vista de solvencia es claramente positiva y esperamos que esa tendencia continúe. En febrero se iniciaron 525 procesos formales de insolvencia, son 125 más que en enero, pero un 15% menos que los que tuvieron lugar en el mismo mes de 2014. Si se mantuviera el promedio actual a lo largo del año, el ejercicio 2015 terminaría con un número de concursos próximo a los 5.550, lo que sería un nivel equiparable a las cifras registradas en el año 2011.

Aunque la caída de la estadística concursal no es uniforme, sí es generalizada en prácticamente todo el territorio nacional. En la comparativa interanual, los concursos cayeron en febrero en 11 de las 17 comunidades autónomas y, descontando las comunidades uniprovinciales, el 65% de las provincias experimentaron retrocesos respecto a febrero de 2014.

En términos porcentuales, la comunidad donde más cayeron los concursos el mes pasado fue La Rioja, solo se iniciaron dos procesos formales de insolvencia, lo que supuso un 84,62% menos que en febrero de 2014. La segunda comunidad donde más cayeron los concursos fue Cantabria, donde también se registraron dos casos, lo que representó una caída en la comparativa del 71,43%. En tercer lugar se sitúa Murcia, que con nueve procesos experimentó un retroceso del 57,14%. Los nueve concursos registrados en Canarias implican un descenso del 55% frente a Febrero de 2014; mientras que los 11 concursos de Castilla La Mancha suponen un ajuste del 54,17% y los 14 de Castilla León, del 44%. Hay hasta tres provincias donde no hubo ningún concurso de acreedores el mes pasado: Cuenca, Salamanca y Zamora; en estas dos últimas todavía no se ha registrado ningún concurso por parte de sociedades mercantiles en lo que va de año (Salamanca cerró 2014 con 29 casos y Zamora, con 17). Pero lo que realmente determinó el signo del resultado global fueron los descensos experimentados en Madrid (68 casos registrados, un 35,24% menos) y Cataluña (111 casos, un 20,14% menos). De esta manera se contrarrestaron los repuntes sufridos en País Vasco (38 procesos formales, un 31,03% más) y Valencia (94 concursos, un incremento del 27,03%). De todas las provincias de España, donde más concursos de acreedores se dieron fue en Barcelona, con 93, un retroceso del 13,9% respecto a febrero a 2014, el dato supone el mejor resultado para ese mes desde febrero del año 2011.

En los dos primeros meses del año Madrid lleva acumulados 153 concursos de acreedores, una cifra notablemente inferior a los 209 de 2014 y a los 458 de 2013; situándose a un nivel prácticamente equivalente al de 2012. En el caso de Cataluña, el balance es el mejor desde el año 2011 (entonces se iniciaron 160 concursos entre enero y febrero). En los dos primeros meses del año se han acumulado 204 procesos concursales, frente a los 262 de 2014; los 359 de 2013 y los 211 de 2012. De todos modos, los 925 concursos declarados en el conjunto de España en los dos primeros meses de 2015 aún implican que el ritmo de declaración concursal de las sociedades mercantiles es todavía cuatro veces superior al de 2008, el primer año de la crisis económica. A pesar de la evidente mejoría de los datos macroeconómicos, la suma de deuda pública y privada española sigue rondando niveles próximos al 230% del PIB, uno de los más elevados del mundo, y la tasa de paro aún supera el 23% de la población activa. Es decir, los riesgos para la actividad económica siguen estando muy presentes. En conclusión, dentro de este nuevo entorno de recuperación económica, la gestión profesionalizada del riesgo empresarial constituye un elemento central de una política corporativa eficaz.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin