El riesgo de impago empresarial en España

El riesgo de impago empresarial en España

Hace tiempo que la economía española da signos de mejoría y así lo evidencia el indicador de probabilidad de impago del sector empresarial, elaborado por nuestro Departamento de Riesgos. Este indicador se situó al cierre de 2014 en el 11,23%, lo que supone una mejora de más de tres puntos porcentuales respecto a la situación en diciembre de 2013, cuando la tasa media era del 14,51%; en 12 meses el descenso de la probabilidad media de impago es del 22,6%. La estadística determina la probabilidad de impago frente a cualquier acreedor, sea bancario o de otro tipo, y se ha realizado a partir de una base de más de 300.000 empresas privadas con información financiera de calidad y actualizada, que son representativas del tejido empresarial español. Este indicador se combina con otros, como la tímida mejora del desempleo, el fuerte descenso de los procesos concursales, la progresiva recuperación del mercado inmobiliario en algunas zonas y la reapertura del crédito bancario a empresas. A expensas de cómo evolucione un marco político que actualmente es de una gran incertidumbre, los datos apuntan a que, esta vez sí, los peores momentos para la economía española empiezan a quedar atrás. Pero eso no debe servir para bajar la guardia: si hay algo que ha quedado claro con esta crisis es que la gestión profesional e integral del riesgo empresarial y, más particularmente del riesgo de crédito debe formar parte imprescindible de la gestión corporativa.

La tendencia a olvidar los problemas padecidos en un pasado muy reciente es el gran peligro que entraña este nuevo entorno más benigno. La patente caída de la probabilidad de impago empresarial puede llevar a muchos a creer que ya no hay riesgos y es precisamente esta falta de previsión lo que durante la crisis ha hecho caer a muchas empresas que eran solventes. El hecho es que la probabilidad de impago ha descendido y mucho, pero no lo ha hecho de forma homogénea, las diferencias sectoriales y geográficas son importantes. A continuación vamos a analizarlas brevemente.

La hostelería es el sector donde el riesgo de impago es mayor, de un 20,14% al cierre de diciembre de 2014. Es cierto que hace 12 meses, la cifra se situaba en el 23,82%, pero aun así implica que una de cada cinco empresas del sector está en riesgo de incurrir en un impago. El segundo sector de mayor riesgo es de la construcción, con un 15,05%, mientras que la otra cara de la actividad vinculada al ladrillo, el inmobiliario está entre los riesgos más bajos, un 8,73%. La explicación viene dada por el intenso ajuste sufrido por este sector, donde las empresas menos solventes han cerrado de forma masiva en el transcurso de los últimos años. En el sector del comercio, de enorme relevancia en España por el elevado número de empresas adscritas al mismo, la probabilidad de impago es del 9,7%, hace un año era del 12,44%. Pero ¿cuál es el sector donde más ha mejorado la probabilidad de impago? Se trata de las actividades vinculadas al transporte, donde el riesgo ha pasado del 15,67% al 11,16%, un descenso del 28,78%. Por último, otras actividades englobadas dentro de una misma categoría, como agricultura, industrias extractivas y energía, son las que tienen el menor riesgo de impago, con una probabilidad del 7,44%, en contraste con el 9,45% de hace un año, una mejora del 21,26%.

Desde un punto de vista geográfico, cabría pensar que aquellas comunidades con un mayor número de empresas son las que lideran la probabilidad de impago, pero no es necesariamente así. La estadística la lidera Andalucía, con un riesgo del 13,75%, un 23,4% menos que hace año. Pero en segundo término se encuentra Baleares, que es una comunidad pequeña, si bien siempre se ha caracterizado por una gran densidad empresarial (en un año ha pasado del 16,47% al 12,76% de diciembre pasado). Madrid ocupa la tercera plaza, con un 12,53%, frente a una probabilidad del 15,52% en diciembre 2013. Sin embargo, Cataluña es una de las comunidades con menor riesgo de impago, ya que su probabilidad de impago está solo en el 9,8%. En Valencia, la otra gran comunidad autónoma por tamaño y número de empresas, el riesgo de impago ha bajado un 25,26% y se sitúa en el 11,83%. Donde más han mejorado las cosas es en Murcia, con una caída de casi cinco puntos porcentuales, para pasar del 16,66% al 11,7% (-29,77%). La comunidad donde la probabilidad de impago es menor es Navarra, donde el dato se reduce al 7,57%.

Nuestra previsión es que el riesgo de impago empresarial continúe descendiendo a lo largo de este año. Pero, como señalábamos al principio, esta buena coyuntura no debe inducir al error de olvidarse de hacer una gestión profesionalizada del riesgo empresarial, y en particular del riesgo de crédito. Una política rigurosa en este sentido suele traducirse en una mejora de las ventas y una clara reducción de las potenciales pérdidas por impago, lo que facilita la consecución de los objetivos corporativos, al reducir la incertidumbre en la empresa.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Estudios y Análisis
Etiquetas: axesor economía empresas España impagos

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin