¿Deben aumentar los concursos de acreedores en España?

| 10 septiembre 2014

Radar Empresarial Julio

En lo que va de año los concursos de acreedores acumulan una caída en la comparativa interanual del 27%, según los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos y publicados en el último Radar Empresarial. La serie de 10 meses consecutivos registrando descensos respecto al mismo mes del ejercicio anterior confirma que se ha pasado ya el punto álgido de la crisis. Entre enero y agosto se han registrado 4.423 procesos formales de insolvencia por parte de sociedades mercantiles; son 1.646 casos menos que en el mismo periodo del año pasado. No conviene perder de vista que el ritmo concursal es todavía siete veces superior al que se daba en el año 2007, el último año antes del comienzo oficial de la crisis. Aunque, sin duda, la evolución de la estadística es una buena noticia para la economía española, cabe preguntarse si el número de concursos de acreedores del tejido empresarial español no debería ser superior. Lo que ocurre en España es que, de acuerdo con los cálculos de nuestro Gabinete de Estudios Económicos, el número de concursos de acreedores se sitúa aproximadamente entre 30-35 por cada 10.000 empresas, que es la mitad del promedio europeo y muy inferior a los que se dan en países como Francia o Alemania. Son mayoría las empresas que ni siquiera intentan recurrir a la fórmula del concurso de acreedores y son mayoría también las empresas que llegan al proceso concursal cuando la situación es prácticamente irreversible.

El proceso concursal tiene para los empresarios españoles el estigma del fracaso y es visto como algo a evitar. Es lógico, dado que, como pone de manifiesto nuestro Gabinete de Estudios Económicos, en 2013 solo el 5,89% de los concursos concluyó con un convenio con los acreedores, mientras que el resto desembocaron en la liquidación de la empresa; el porcentaje es claramente superior al de otros países de nuestro entorno.

Es muy difícil que un país alcance todo su potencial emprendedor e innovador sin un marco legal del proceso concursal que propicie a los empresarios una segunda oportunidad y sirva de mecanismo para facilitar la supervivencia de empresas viables. Por eso, son bienvenidas las últimas reformas en materia concursal con las que el Gobierno ha estrenado el curso en septiembre. El nuevo real decreto amplía las posibilidades para imponer quitas si la mayoría de los acreedores está de acuerdo, extender al conjunto de acreedores prórrogas de pago entre cinco y 10 años, transformación de deuda en instrumentos financieros; conversión de créditos en acciones o créditos participativos, entre otras medidas. El ministro de Economía, Luis de Guindos, explicó en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado 5 de septiembre que el objetivo de las últimas reformas es evitar que el concurso de acreedores sea una fórmula para “triturar empresas”.

Y es que desde el año 2008 se han registrado en España más de 38.000 concursos por parte de sociedades mercantiles. De los 19 sectores en los que el Gabinete de Estudios agrupa las actividades empresariales, seis de ellos concentran más del 80% de los concursos de acreedores declarados. Es un patrón que apenas ha variado en los últimos años y que en el ejercicio 2014 se reparte de la siguiente manera: Construcción (1.169 casos, un 35,8% menos que en 2013); Comercio (901 registros; un descenso interanual del 17,7%); Industria Manufacturera (738 procesos, un 30,38% menos); Actividades Profesionales Científicas y Técnicas (283 casos, una caída del 24,73%); Actividades Inmobiliarias (265 concursos; una bajada del 28,26%) y Hostelería (233, un 45,56% inferior a los datos de 2013).

En el ámbito geográfico, son seis las comunidades donde se concentran el 75% de los concursos de acreedores que tienen lugar en España. Se trata, lógicamente, de las comunidades con mayor población: Cataluña (951 concursos; un caída del 23,18%); Madrid, (686 casos, un bajada del 39,18%); Valencia (600 procesos, un 26,74% menos); Andalucía (489 registros, un 10,11% menos); País Vasco (314 registros, una caída del 20,7%) y Galicia (288 procesos, un ajuste del 13,25%). Por último, resulta llamativo que con los 284 concursos registrados en agosto (-9,95%), es la primera vez en todo el año en el que no hay ninguna comunidad autónoma donde se hayan registrado 100 o más nuevos procesos concursales.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin