Hay alternativas: ¿cómo podrían lograr las pymes más financiación?

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) necesitan financiación. Desde hace muchos meses. Más allá de las clásicas herramientas para conseguirlo, la bolsa ha sido una alternativa. ¿Pero es eficaz esta solución? Porque nada más lejos de la realidad si comparamos al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) español con el AIM británico, el mercado en el que cotizan más de 1000 pymes de ese país; o el Alternext francés, también de importantes dimensiones. Allí, el engranaje mediano empresarial cuenta con éstas, sí; pero también con diferentes opciones para conseguir el capital necesario con el que expandir, crear, mejorar o desarrollar una idea en sus negocios. ¿Por qué no ocurre lo mismo en nuestro país? Veamos las opciones que existen y las que se podrían desarrollar para lograr que nuestras empresas consigan el capital suficiente como para desarrollarse, expandirse, emprender nuevos negocios o, directamente mantener su actividad:

SALIR A BOLSA. Que una pyme española cotice en el mercado bursátil es realmente complicado. Básicamente por una razón de tamaño. En España, el 99,6% de las compañías son pymes. Pero el 87% son pequeñas empresas con no más de 9 trabajadores. Algo muy diferente a lo que ocurre en otros países, donde el concepto de “pymes” engloba a muchas más medianas empresas (entre 10 y 250 trabajadores), con un tamaño y facturación acordes para cotizar. Para una compañía con una facturación de 20 millones de euros al año, puede ser relativamente fácil dar el salto al mercado. Para una pequeña empresa que apenas ingrese un millón de euros, por poner un ejemplo, supone todo un reto difícil de asumir.

EMITIR DEUDA. El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) es una de las iniciativas que existen para que las empresas puedan canalizar sus recursos obteniendo financiación mediante la emisión de títulos de renta fija. Pero para ello, las empresas tienen que evidenciar su solvencia y contar con unas estructuras preparadas para mostrarse al mercado. Ahí reside la dificultad de muchas pequeñas sociedades que aún no están preparadas profesionalmente hablando para poder emitir deuda.

VALERSE DE FONDOS DE INVERSIÓN. Es una de las alternativas que más se están expandiendo en los últimos meses. Varios bancos españoles han llegado a acuerdos con determinados fondos de inversión para facilitar la financiación a las empresas ante determinados objetivos. Es lo que se denomina como shadow banking. La entidad española ejerce como socio conocedor del mercado español y ofrece su capacidad de gestión del riesgo de crédito, mientras que el fondo de inversión, especializado en gestión alternativa, aporta el grueso de los recursos financieros. En nuestro país ya operan entre cinco y seis fondos de este tipo  para operaciones a partir de 10 millones de euros.

USAR PAGARÉS. Una de las iniciativas que ha intentado desarrollar el Gobierno desde que comenzara la actual legislatura es el mercado de pagarés. Se trata de una idea mediante la cual una empresa podría acudir al mercado a descontar un pagaré emitido por un cliente y aquellos inversores interesados en él podrían adquirirlo con un descuento negociado previamente entre empresa e inversor, percibiendo al vencimiento del instrumento financiero el importe nominal del mismo. Incluso se pueden titulizar los pagarés a través de fondos de pagarés titulizables.

SOLICITAR FONDOS DEL ICO. El Instituto de Crédito Oficial dispone de diferentes líneas de mediación para financiar tanto proyectos de inversión como necesidades de liquidez de autónomos y empresas. Para la distribución de estos productos, el ICO actúa en colaboración con las Entidades de Crédito adheridas a cada una de las Líneas. De esta forma, el ICO aporta los fondos y las entidades son las encargadas de la tramitación, estudio y aprobación de las operaciones en las condiciones establecidas en las Líneas. Entre otras actuales, destacan Empresas y Emprendedores, Garantía SGR/SAECA, Pagarés y Bonos, Innovación Tecnológica, Comercio Minorista o Comercio Interior.

OTRAS OPCIONES. Existe una multitud de alternativas a desarrollar, y buenas ideas que aportan los economistas y expertos financieros, como los fondos de deuda para operaciones especiales (líneas de inversión, tramos junior, sustitución de accionistas minoritarios, etc.); o financiación bancaria para el circulante y las operaciones.

José María Camarero, periodista de la revista Inversión & finanzas

José María Camarero es periodista especializado en economía, finanzas e impuestos. Trabaja actualmente en Vocento en la revista Inversión & finanzas y colabora en los reportajes que esta publicación elabora para los diarios regionales del grupo. José María Camarero también trabajó en el diario ABC, Cadena SER y Televisión Española.

Categorías: Temas empresariales

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin