Punto de inflexión para la economía española

Radar Empresarial

Aunque las cifras de desempleo aún son extraordinariamente elevadas y la actividad económica sigue en niveles muy bajos, lo cierto es que la economía española parece haber entrado en un punto de inflexión y de progresiva mejoría. Los últimos datos de concursos de acreedores recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos apuntan en esta línea. Los concursos registrados en enero ascendieron a 579, un retroceso del 21,12% respecto al mismo mes del año pasado. Esta estadística continúa una tendencia que empezó en el segundo semestre del ejercicio anterior, en el que el ritmo de declaración de concursos comenzó a desacelerarse rápidamente. De hecho, son ya tres meses consecutivos en los que bajan los procesos formales de insolvencia registrados, una racha nunca vista antes durante la crisis.

Eso sí, el camino aún es largo y se precisan modificaciones legales que hagan de la figura del concurso una fórmula para que empresas viables y que afrontan problemas de liquidez no se vean abocadas al cierre por la imposibilidad de acceder a fuentes de financiación. En España, la figura concursal supone la antesala del cierre definitivo de actividades. De acuerdo a los cálculos elaborados por nuestro Gabinete, el 94% de los concursos tiene como resultado el cierre de la compañía afectada. De igual modo, el porcentaje de procesos concursales respecto al número total de bajas mercantiles oficiales es aproximadamente de la cuarta parte. A lo que habría que añadir el hecho adicional de que muchas empresas ni siquiera cursan baja oficialmente, sino que simplemente dejan de operar. Ante las pocas salidas que ofrece actualmente el proceso concursal, la mayoría de las empresas acuden a esta fórmula lo hacen cuando ya es demasiado tarde y la situación de la empresa es casi irreversible. En este sentido, las nuevas medidas que prepara el Gobierno para mejorar el acceso a la financiación y modificar el proceso concursal son bienvenidas, ahora queda esperar a ver su puesta en práctica.

Como buena noticia sobre la dinámica positiva en la que se han instalado los concursos, hay que destacar que el descenso de insolvencias judiciales es generalizado, tanto por sectores, como por comunidades autónomas. En términos de tipos de actividad, hay algunas excepciones, como ocurre en el caso del sector de actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, que sufrieron un crecimiento del 71,4%, medido en tasa interanual, o del ramo de Transporte y Almacenamiento (31,25%) y el Información y Comunicaciones (5,56%). Sin embargo, la suma de estos tres sectores no llega al 9% del total de concursos declarados. En cambio, sí ha habido caídas importantes en los tres sectores que históricamente concentran el mayor número de concursos: Construcción (155 procesos registrados en enero, una caída del 27,23%); Comercio (114 casos, un descenso del 14,29%) e Industria Manufacturera (99 concursos, un retroceso del 27,74%). En términos geográficos, las tres comunidades autónomas donde el panorama más ha empeorado respecto a enero de 2013 son Baleares (se ha pasado de 7 a 28, un alza del 300%); Aragón (de 14 a 16, un incremento del 14,29%) y La Rioja (de 6 a 7, un 16,67% más). Pero, una vez más, estas tres comunidades afectadas de forma significativa solo son un 8,8% del total. Mientras, las zonas de mayor actividad industrial y con un tejido industrial más profundo han experimentado un notable descenso en el número de concursos. Es el caso de Madrid (-20,6%); Cataluña (-23,13%); Valencia (-46,88%); País Vasco (-16,36%) y, en mucha menor medida, Andalucía (-1,69%).

Aunque la evolución mensual de los procesos formales de insolvencia oscila mucho en función de factores estacionales, si se mantuviera a lo largo del año el nivel registrado en enero, los concursos de acreedores se situarían en 2014 en el nivel más bajo desde 2011 y se interrumpiría una racha de tres años consecutivos al alza, que culminó con el record histórico del año pasado, cuando se superaron por primera vez los 8.000 procesos, al llegar a un total de 8.823 (prácticamente un 18% más que en 2012). Desde el año 2008, el número de concursos de acreedores registrados en España por sociedades mercantiles asciende a 34.188, según los cálculos de nuestro Gabinete de Estudios. Ahora queda el reto de facilitar a las empresas el acceso a financiación de medio plazo, la que está destinada a la inversión y el crecimiento. Es un pilar esencial para consolidar la frágil recuperación en la que por fin parecer haberse embarcado la economía española.

 

Gabinete de Estudios Económicos de axesor
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin