Una de cada cinco empresas que quiebra en España lo hace en Cataluña

concursos de acreedoresCataluña acumula 7.256 concursos de acreedores desde el comienzo de la crisis en 2008, según los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos y publicados en nuestro último Radar Empresarial. El dato implica que el 22,5% de los 32.310 procesos concursales que han tenido lugar en España durante la crisis se han desarrollado en Cataluña. Madrid ocupa el segundo lugar en la estadística de las insolvencias judiciales, pero se encuentra a mucha distancia, ya que el número de insolvencias judiciales consignadas entre enero de 2008 y octubre de 2013 asciende a 4.731 en el caso madrileño, es decir, un 53% menos que Cataluña. El tercer lugar lo ocupa Valencia, con 4.697 casos. Andalucía suma 669 procesos, con lo que estas cuatro comunidades acaparan el 62% del conjunto de concursos que se han declarado este año en España.

En ese mismo lapso de tiempo, en Cataluña también se han constituido más de 14.850 empresas. Pero ese dato no debe llevarnos a engaño y concluir que en Cataluña se está creando tejido empresarial a gran velocidad. En España, el número de bajas oficiales es muy inferior al de las bajas reales, puesto que muchas empresas dejan de tener actividad sin llegar a comunicarlo nunca. De hecho, hasta el número de empresas que cursan baja tras un proceso concursal equivale aproximadamente al 26% de todas las bajas oficiales. Es decir, las empresas ni siquiera acuden al concurso de acreedores, puesto que no suelen verlo como una solución factible para sus problemas de financiación.

Las características dominantes de la crisis en España han sido exceso de endeudamiento previo, que ha acentuado la profundidad del descalabro económico, y una restricción posterior de la financiación crediticia (una dinámica especialmente grave en un país en el que el 80% de la financiación de las empresas es bancaria) que ha puesto en dificultades a muchas empresas que en otro entorno serían viables. Esto es especialmente acusado en el caso de las pymes (aquellas empresas con un máximo de 250 empleados). Para hacerse una idea de la situación, basta analizar el dato de que el 98,3% de los concursos de acreedores que han tenido lugar en España entre enero y octubre corresponden a pymes.

Para las pequeñas empresas, entrar en concurso viene a representar casi siempre la antesala del cierre definitivo. De hecho, los cálculos realizados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos ponen de manifiesto que solo el 5,8% de las pymes que estaban inmersas este año en un proceso judicial lograron cerrar un acuerdo con los acreedores para mantener la viabilidad del negocio. En 2012, el porcentaje fue del 5,7% y en 2011, del 7,5%.

Eso sí, hay que destacar que el crecimiento de procesos concursales está disminuyendo rápidamente. La previsión para el cierre del año es de 9.200 concursos, supondría un 23,5% más que en 2012. Pero lo cierto es que entre julio y octubre, el número de concursos registrados es solo un 15,8% superior al que se experimentó en 2012 en ese mismo periodo de tiempo. En el primer semestre, la diferencia era superior al 30%. Esperamos que en el próximo año se prosiga la desaceleración en el ritmo de crecimiento de los concursos. Este hecho, coincidiendo con que se están creando en España el mayor número de empresas desde el año 2008 (78.921 en el acumulado anual), constituyen indicios alentadores sobre la reactivación económica de España.

Gabinete de Estudios Económicos de axesor  
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin