Cómo analizar el Activo y el Pasivo de una empresa y no morir en el intento

En esta entrada vamos a proceder a hablar sobre el estudio de la estructura del Activo y el Pasivo y cómo la relación existente entre ellos puede proporcionar información sobre el buen funcionamiento de una empresa.

Relación entre apartados del mismo Estado

Dentro de las relaciones que se pueden realizar, existen aquellas que estudian la relación entre partidas existentes ambas en el Activo o en el Pasivo.

Estos tipos de análisis nos permiten, por ejemplo, estudiar cómo se estructura la empresa en base a un eje temporal (entre el corto y el largo plazo). De tal manera el ratio composición de la deuda mide la proporción de la deuda que se encuentra a corto plazo frente a la que se encuentra a largo plazo, siendo mejor disponer de un mayor porcentaje de la misma a largo plazo (existiendo por tanto, una menor presión de los costes financieros sobre los resultados de la empresa y sus flujos de tesorería).

Por otro lado, estos estudios también permiten realizar matizaciones sobre análisis más generales. Por ejemplo, el análisis de cómo se descompone el Activo Circulante y las implicaciones que tiene. Las partidas más significativas del Activo Circulante son las existencias, los derechos de cobro y la tesorería. Conocer cuál es la proporción existente entre ellas permite evaluar su calidad en términos de inmediatez (siendo mejor cuanta mayor proporción de tesorería se tenga respecto de los demás).

Otro claro ejemplo es la relación entre el Pasivo y el Patrimonio Neto permitiendo valorar aspectos como el endeudamiento o la capitalización de la empresa. Al ser un tema muy relevante dentro del análisis de las empresas, entraremos en más detalle en posteriores entradas del blog.

Relación entre Activo y Pasivo

Este tipo de relaciones constituyen el análisis principal que se realiza a la hora de estudiar la estructura de los Estados Contables. Estos estudios permiten analizar la relación existente entre las fuentes de financiación y la aplicación práctica de dichos fondos en su inversión como activo, delatando así posibles desequilibrios que pueden generar en problemas de solvencia o liquidez como ya comentamos en anteriores post.

Algunos de los ejemplos más claros son los ratios y análisis que relacionan el Activo Circulante y el Pasivo Circulante que permiten estudiar, dentro del horizonte temporal del corto plazo, si existe equilibrio entre la generación de riqueza y el coste financiero asociado al mismo. Ese es el caso del ratio de test ácido que mide la cobertura de las obligaciones de pago a corto plazo que existen con la tesorería más los derechos de cobro.

 

Accede a los datos del Activo y Pasivo (y mucho más) de cualquier empresa en España consultando uno de los siguientes informes:

Informe axesor 360º (Recomendado)
Informe Financiero
Informe de Crédito

Buscar una empresa

 

Julián Villalba Checa, Responsable del Departamento de Rating en axesor

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin