La factura de la crisis: 32.000 concursos de acreedores desde 2008

Concursos de acreedores septiembre 2013Varios de los indicadores que manejamos indican que podemos estar ante el inicio de un cambio de ciclo: la probabilidad de default se ha estabilizado e incluso detectamos recientemente una ligera disminución; el dinamismo empresarial muestra síntomas de recuperación, con más 70.500 compañías creadas en lo que va de año y, por último, el consumo de información comercial también está mejorando. Todo esto sin embargo, no evita que la crisis económica siga siendo de gran profundidad en España. De hecho, las cifras de concursos de acreedores no dejan de crecer. De acuerdo con los últimos datos recogidos por nuestro Gabinete de Estudios Económicos, el pasado mes de septiembre se registraron 555, un 24,8% más que en el mismo mes del año anterior. En el conjunto del año, se han iniciado 6.582 procesos. La cifra supone un incremento del 26,8% respecto a 2012, que ya fue un año récord. Desde el año 2008 se han registrado un total de 31.930 procedimientos formales de insolvencia por parte de sociedades mercantiles.

El ritmo de declaración de procesos es 10 veces superior al que se registraba en 2007 por estas fechas, en los albores de la crisis económica mundial. Con el agravante de que en España, el procedimiento no sirve como una herramienta para encontrar soluciones de viabilidad a las empresas. De hecho, sólo el 6,1% de los casos resueltos este año (con independencia de que fueran declarados en 2013 o en ejercicios anteriores) ha concluido con un convenio que permita a las empresas continuar con su actividad.

También es significativo el hecho de que, en realidad, el volumen de deudores concursados que se registra en España es muy bajo. De hecho, el número de empresas que registran su cierre sin ir siquiera al concurso es casi cuatro veces superior. La tasa en relación a la cifra de empresas operativas es prácticamente cuatro veces inferior a la de países como Alemania o Francia, cuya situación económica es obviamente mucho mejor que la española. ¿Qué es entonces lo que ocurre? La mayoría de los empresarios prefiere mantener el negocio agonizando antes que llegar a la insolvencia judicial, que es el último recurso. “Pues poco o nada pueden obtener los empresarios en términos de cierta redención de deudas o protección frente a sus acreedores”, explica el responsable de nuestro Gabinete de Estudios Económicos, Javier Ramos-Juste.

Los sectores más afectados son los de Construcción (1.713 registros en 2013, un 8,4% más que en los nueve primeros meses de 2012); Comercio mayorista y minorista (1.273, un aumento interanual del 29,1%); Industria Manufacturera (962, un alza del 20,6%) y Actividades Inmobiliarias (621, un 25,2% más). Nuestro equipo de expertos pronostica que el año se cerrará con una cifra récord de 10.300 casos.

Pese a todas estas dificultades, el espíritu emprendedor sigue pujante en España. Entre enero y septiembre se han creado 70.509 empresas, un 8,5% más que en 2012. En el mes de septiembre, aunque las cifras son ligeramente inferiores a las de agosto, se registraron 5.868 nuevas sociedades, un dato que mejora en un 9,4% al de septiembre de 2012. El ritmo de creación de sociedades es un 20,8% superior al que se registraba en 2009, el año en que el espíritu emprendedor tocó fondo, pero aún es un 13,5% inferior al promedio de 2008. Eso sí, la brecha con 2008 se va estrechando: en julio pasado, el ritmo de creación de empresas era un 15% inferior. Poco a poco, el espíritu emprendedor se va recuperando; una buena noticia que no debe pasar inadvertida.

Gabinete de Estudios Económicos de axesor 
Categorías: Radar Empresarial

Escriba una opinión

 
Seguir axesor en Linkedin