A Creditless Recovery: alternativas de financiación para las empresas españolas

axesor, primera agencia de rating española, publica hoy un amplio estudio sobre las alternativas al modelo actual de financiación bancaria para las pymes en nuestro país, ante un escenario de ausencia de crédito y liquidez como el actual. La creación de un mercado de bonos para la mediana empresa se presenta como una de las principales opciones.

,

Descargue aquí la Hoja de Análisis al completo

 

 

El endeudamiento de las pymes cae un 15% desde 2006 por la falta de crédito bancario

  • El 30% de las solicitudes de crédito por parte de las pymes españolas ha sido denegado parcial o totalmente. En Alemania, apenas llega al 10%.
  • El éxito de los mercados de deuda privada en Alemania o Japón  dibujan las vías de una posible recuperación económica protagonizada por la pyme española.
  • Cerca de 800 medianas empresas en España cuentan con el perfil que les permitiría acudir a un mercado de emisión de deuda privada similar al que exitosamente se creó en Alemania en 2010.

La economía española se encuentra inmersa en una dura crisis que acumula ya 5 años consecutivos de caída del PIB y un continuo retroceso en la concesión de crédito financiero. Como resultado de la escasez de liquidez bancaria, la mediana empresa española ha reducido su nivel de endeudamiento un promedio del 15% desde 2006, con una reducción especialmente destacable en 2009 según el estudio llevado a cabo por axesor.

La particular crisis financiera y de deuda soberana de la economía española agravan una situación donde el crecimiento económico queda muy limitado ante la disfunción de crédito, siendo éste uno de los principales aspectos que analiza el estudio A creditless Recovery: Alternativas de financiación para las empresas españolas publicado hoy por axesor. La experiencia pasada demuestra que una recuperación sin crédito es mucho más complicada, requiriendo un mayor plazo de tiempo para que la economía vuelva a su crecimiento potencial.

axesor ha analizado una muestra superior a 5.600 empresas (cuyos ingresos parten de 15 a 1000 M€) donde se destaca el recrudecimiento del acceso a la financiación. La inversión evoluciona en positivo y ante la ausencia de recursos, las sociedades se ven obligadas a aumentar sus fondos propios para autofinanciarse. El crédito comercial y el soporte de las sociedades holding tampoco favorece el crecimiento mostrando signos de debilidad.

Resulta evidente la necesidad de nuevas fuentes de financiación dirigidas a las pequeñas y medianas empresas españolas. La dependencia bancaria es excesiva y los tipos de interés no competitivos. Aunque los aumentos de capital social de las pymes crecen en los últimos años (el importe de las ampliaciones de capital se disparó en 2012 un 40% acumulado hasta octubre sobre la cifra de 2010), mostrando la apuesta del accionariado por la recuperación de sus negocios, el apoyo de estos recursos propios podría ver su fin si la tendencia continúa siendo negativa. 

La obtención de fondos es crucial para poder sostener la situación actual, mantener la estructura productiva o llevar a cabo los proyectos de inversión que permitan expandir nuestra economía. Por ello el estudio destaca la necesidad de implantar nuevas fórmulas de financiación como por ejemplo un mercado de emisión de bonos y pagarés adaptado a la mediana empresa (hoy día estas alternativas sólo son viables para grandes corporaciones).

La economía japonesa constituye un caso de éxito en la implantación de un mercado de deuda corporativa. El estudio de axesor analiza cómo la crisis de 1997 se convirtió en el punto de inflexión de una financiación empresarial más de mercado y menos dependiente de las entidades bancarias. Desde entonces, el desarrollo del mercado de deuda para empresas fue prioritario para los gobiernos de Asia, ya que se entendió como una solución óptima para reducir el riesgo de nuevas crisis bancarias. En todos los países sin excepción creció el nivel de capitalización del mercado de renta fija corporativa.

El mercado de deuda corporativa asiático, reforzado por la presencia de agencias de rating ya no sólo internacionales sino también locales, ha desempeñado la función de “neumático de repuesto” para la financiación empresarial durante la crisis reciente, a diferencia de lo sucedido en las crisis financieras que sacudieron Asia en la década de los años 90.

Encontramos otro claro reciente caso de éxito del mercado de deuda corporativa para pymes en Alemania, donde en 2010, ante la escasez de crédito bancario (una de cada cuatro pymes alemanas demandantes de financiación no lograba obtenerla), se lanzó esta iniciativa que a día de hoy ha logrado más de 3.000 millones de euros de financiación para empresas medianas con un bajo riesgo de insolvencia avalado por su rating (la práctica totalidad de las empresas cuenta con un rating emitido por una agencia alemana). El volumen medio de emisión alcanza los 50M € siendo el vencimiento más común a 5 años.  

El estudio de axesor extrapola el perfil de las empresas que actualmente emiten deuda en Alemania al mercado español, obteniéndose según los criterios de facturación, deuda y rating un total de 779 sociedades que estarían en disposición de lanzar sus propias emisiones de bonos al mercado y lograr así una vía de escape ante la limitación bancaria.

El análisis de estas casi 800 empresas seleccionadas refleja que son compañías sólidas, que en términos medios presentan un comportamiento mejor a la media. Desde el inicio de la crisis han aumentado su facturación, resultados y solvencia. Además, el 60% de ellas ha mantenido o incrementado su plantilla en el último ejercicio. La mayoría pertenece a los sectores de bienes exportables y comercio. En 2011, la inversión media de estas compañías se incrementa, lo que demuestra una clara intención de crecimiento y expansión. De hecho, el 70% de éstas declara que exporta, por lo que su progreso permitiría una mayor apertura española hacia el exterior, contribuyendo positivamente a la producción nacional.

Son por tanto estas empresas las que mejor posicionadas están para promover el crecimiento de la economía siempre que cuenten con la financiación necesaria. La inyección de fondos a compañías competitivas, innovadoras y que apuestan por el crecimiento, provocaría un efecto contagio positivo a la economía nacional, reactivando la actividad a través de sus relaciones comerciales con el resto de intervinientes y redistribuyendo financiación a través del crédito comercial.

Sin embargo, es clave que para que las nuevas vías de financiación como el mercado de bonos o pagarés sean un éxito, se parta de un adecuado diseño institucional que haga al mercado accesible para emisores y atractivo para inversores. Se requieren incentivos que garanticen su puesta en marcha, así como que se favorezca la emisión a las sociedades con potencial, minimizando las trabas burocráticas y adecuando los costes de acceso al tamaño de los emisores.

Para garantizar la demanda de los inversores, la transparencia es indispensable, contando con información suficiente, ratings que respalden la calidad crediticia de los emisores, importes nominales asumibles y accesos adaptados para la adquisición y negociación de estos títulos, todo ello bajo supervisión y regulación pública. Por último, hay que asegurar una profundidad óptima del mercado que permita una correcta formación de precios, lo que implica unas garantías de entrada y salida de los instrumentos y por tanto de liquidez.

El papel de las agencias de rating locales adquiere una gran relevancia en el mercado de deuda corporativa al dotarlo de seguridad y confianza hacia los inversores. Estas compañías permiten reducir las asimetrías de información entre prestamistas y prestatarios aportando un profundo conocimiento del mercado empresarial local y la economía nacional.

Teniendo en cuenta la imperiosa necesidad de financiación que permita asumir una pronta recuperación de la crisis económica, la creación y consolidación de nuevas vías de financiación como el mercado de bonos y pagarés para medianas empresas, resulta clave en el actual panorama económico nacional.

Descargue aquí la Hoja de Análisis al completo