Radar Empresarial

Los concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles volvieron a crecer en 2013 por tercer año consecutivo, según los datos recopilados por nuestro Gabinete de Estudios Económicos. El año pasado se registraron un total de 8.823 nuevos procesos formales de insolvencia, un incremento del 17,97% sobre el cierre de 2012 y nueve veces más que en el cierre de 2007. Se trata de la cifra más elevada desde la entrada en vigor de la Ley Concursal de 2004, que agrupó las quiebras y las suspensiones de pagos. Sin embargo, se observa un claro cambio de tendencia en el tramo final del año. En diciembre se registraron 598 procesos concursales, lo que supone un descenso del 7,14% sobre el mismo mes del año pasado. Aún es pronto para hablar de una consolidación en ese cambio de tendencia, pero el hecho es que es el segundo mes consecutivo en el que los concursos de acreedores descienden en tasa interanual. De hecho, en el cuarto trimestre del año se rompió la tónica que se venía observando desde el año 2011 y es que el último cuarto del año concluyó con una caída del 3,98% (se declararon 2.195 concursos, 91 menos que en el mismo periodo de 2012).

Geográficamente, el ajuste en el número de concursos de acreedores no es, ni mucho menos, uniforme. Dependiendo de cada comunidad en los tres últimos meses del año hubo tanto fuertes aumentos, como grandes bajadas. La caída en las cifras globales se explica fundamentalmente por favorable evolución en tres grandes centros de actividad económica: Cataluña (-16,37%); Valencia (-11,04%) y País Vasco (-7,24%). No es el caso, en cambio, de la Comunidad de Madrid, que se anotó un alza trimestral de los concursos del 9,94%. Eso sí, el retroceso en tasa interanual de diciembre en Madrid fue del 9,4%.

Nuestro responsable del Gabinete del Estudios, Javier Ramos-Juste, detalla los siguientes factores que pueden haber influido en la reciente evolución de los concursos de acreedores: “La leve mejoría de la economía española [que acumula dos trimestres consecutivos de crecimiento]; la madurez del ajuste en el sector de la Construcción; el efecto base estadística y los posibles efectos positivos de la introducción del mediador concursal, en el marco de la Ley 14/2013 del 27 de septiembre, una opción que podría ya estar siendo utilizada por muchas empresas”.

Por sectores es interesante ver que, precisamente el de la Construcción fue el que más contribuyó en términos absolutos, ya que en esta actividad se declararon 75 concursos menos que en el último trimestre de 2012; con un retroceso en términos porcentuales del 10,53%. Este sector es determinante a la hora de valorar el resultado global de los concursos. De hecho, el 29% de las insolvencias judiciales registradas durante el cuatro trimestre de 2013 tuvieron lugar precisamente en la Construcción. Otro tramo de actividad que es muy importante para el resultado final fue el de la Industria Manufacturera, que con una caída del 16,67%, registró un descenso en términos absolutos de 74 procesos. Estos dos sectores han permitido contrarrestar el mal desempeño experimentado en Hostelería (43 procesos más que en 2012, un aumento del 55,84%) y Actividades Profesionales Científicas y Técnicas (27 casos más, una subida del 22,31%).

El cambio de ritmo en los concursos de acreedores coincide además con un incremento en la creación de empresas. Nuestro Gabinete de Estudios también ha recopilado la evolución de la iniciativa emprendedora, que ha cerrado su cuarto año consecutivo de crecimiento, con 93.781 nuevas sociedades, un 5,65% más que en 2012. Es la primera vez desde 2008 en el que se supera la cifra de 90.000 empresas en un año, si bien la estadística es aún un 12,6% inferior a la de ese ejercicio, en el que se constituyeron 107.361 compañías. La trayectoria de la creación de empresas pone de manifiesto un proceso de concentración en la iniciativa emprendedora, tanto a nivel geográfico, como por sectores. Así, en 2013, Madrid, Cataluña, Andalucía y Valencia coparon el 68,3% de las nuevas empresas creadas, cuatro puntos porcentuales más que en 2008. De igual modo, los sectores de Comercio Mayorista y Minorista, Construcción y Actividades Profesionales Científicas y Técnicas eran las más importantes en 2008, acaparando un 48% de las nuevas empresas creadas entonces y ahora estos tres sectores representan un 53,4%. Es llamativo el mayor peso relativo del sector comercial, al que en 2008 pertenecían el 18,6% de todas las nuevas empresas y en 2013 supuso el 22,4%.

La lectura de la iniciativa emprendedora es positiva, puesto que el impulso de creación de empresas continúa, pero, por otra parte, se ha reducido paulatinamente la diversificación del tejido empresarial.

 

Gabinete de Estudios Económicos de